Acampan toda la noche para vacunarse contra la fiebre amarilla

Unas 200 personas, algunas de las cuales acamparon durante la noche, continuaban esta mañana realizando largas filas en la puerta de la Dirección de Sanidad de Fronteras, en el barrio porteño de La Boca, a la espera de un turno para la aplicación de la vacuna contra la fiebre amarilla.

Cerca de las 10.20 se repartieron 50 números, equivalentes a las dosis que se reparten diariamente esta oficina ubicada en Pedro de Mendoza 301, para la gente que se acerca sin turno a vacunarse contra la fiebre amarilla antes de viajar a lugares en los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacerlo.

Las personas que no consiguen hacerse de uno de esos números deben esperan a la tanda del día siguiente, algunos deciden irse a sus casas y otros se quedan a pasar la noche en la puerta, como el caso de Franco, su mujer y su niño de tan solo un año. «Llegamos ayer a las 6 de la mañana, no llegamos (a conseguir un número) entonces tuvimos que quedarnos la noche acá, debajo del puente, sin baño, ni seguridad, ni nada», aseguró el joven de 29 años.

«Somos de Tigre y si íbamos y volvíamos seguramente hoy no conseguíamos lugar, y viajamos en 10 días a Florianópolis, así que estamos justo con el tiempo», explicó el padre en referencia a la cantidad de días antes que deben vacunarse quienes viajen a zonas de riesgo. En tanto, su mujer Elisa, sentada en una reposera con su pequeño niño, consideró que es «inhumano hacer esperar a las personas durante toda la noche, o con este calor, deberían dar más números, más información o ampliar los lugares de vacunación; ahorramos todo el año para ir a Brasil, pensamos que darse una vacuna era más fácil».

Perla sí consiguió uno de los números para poder aplicarse la vacuna. La mujer llegó desde Lomas de Zamora a las 5 de la mañana y dijo: «la verdad, no se cómo conseguí pero lo logré, me da mucha bronca tener que pasar esta situación para poder acceder a una vacuna». «Hay gente que estaba antes que yo, pero como se van a Brasil en auto y no tienen cómo constatar el viaje no le dieron turno, una vergüenza», afirmó la mujer que viaja el 17 próximo a Aruba. «No conseguí numero, seguramente que tenga que quedar a pasar la noche acá, y no es un lugar que parezca muy seguro», afirmó Aldana, de 20 años, que llegó desde Avellaneda y aseguró que llamó a los vacunatorios de su municipio, «de Lanús, Avellaneda, La Plata y Florencio Varela y no hay vacunas en ninguno»