Analgésicos y antibióticos: automedicarse es un hábito nacional

El 47% de las personas que tomaron medicamentos en el último año lo hizo  sin consultar a un médico. Analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos y antigripales encabezan el consumo.

Los datos surgen de un estudio publicado por la Universidad Argentina de la Empresa (Uade) y la consultora Voices!, que encuestó a más de un millar de mayores de 16 años.
Asimismo, los medicamentos de mayor consumo fueron los analgésicos y los antiinflamatorios (utilizados por seis de cada 10 argentinos), seguidos por antibióticos (43%) y antigripales (35%). 
«La automedicación es una práctica masiva en Argentina, la mitad lo hace. Si bien muchos medicamentos son de venta libre, es alarmante ver la cantidad de argentinos que se automedica irresponsablemente consumiendo, por ejemplo, antibióticos, ansiolíticos o pastillas para dormir sin prescripción médica», alertó la directora ejecutiva de Voices!, Constanza Cilley.
Andrés Cuesta, secretario académico de Uade, afirma que la automedicación constituye «un verdadero problema de salud pública».
Como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), el «uso indebido e innecesario» de antibióticos (tanto en seres humanos como en animales) es una «amenaza para la salud pública que está generando una aceleración de la resistencia y dificultando el tratamiento de numerosas infecciones, prolongando las estancias hospitalarias, incrementando los costos médicos y aumentando la mortalidad”. 
El estudio mostró además que entre los medicamentos que registran bajo consumo se encuentran las pastillas para dormir, tranquilizantes, ansiolíticos y antidepresivos, que presentan un uso personal que oscila entre el 7% y 3% para el último año y entre 4% y 2% para los últimos 30 días. 
Asimismo, los laxantes figuran últimos en consumo, con un 2% en el último año y 1% en el último mes.
«Tranquilizantes, pastillas para dormir y ansiolíticos presentan un mayor uso entre los argentinos mayores a 50 años (12%, 9% y 5% respectivamente), al igual que los medicamentos para la hipertensión arterial y el colesterol (33% y 18%)», detalla la investigación.
Los medicamentos relacionados con el sistema nervioso y aquellos específicos para el colesterol o la hipertensión «son consumidos principalmente por recomendación del médico», mientras que «sólo la mitad de los ciudadanos toma antiácidos, antigripales o analgésicos por indicación de un profesional», precisaron.