Números de terror: en tres años hay el doble de indigentes y uno cada 5 porteños es pobre

Por Jeremías Batagelj

Desde que Horacio Rodríguez Larreta asumió el Gobierno de la Ciudad en 2015, la cantidad de indigentes no paró de aumentar. En tres años se duplicaron y hoy viven 198.000 personas bajo la línea de indigencia.

Las cifras son oficiales, de la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires. Además, el 20,9 por ciento de los porteños no llega a cubrir el costo total de la canasta básica.

De 100.000 a 198.000 indigentes

En 2015, la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad había registrado 100.000 indigentes. Un año después, contabilizó 146.000. Para 2017, la cifra descendió a 140.000. Pero hoy, cuando la Dirección volvió a publicar sus números, el salto fue aún mayor: 198.000 porteños se encuentran bajo la línea de indigencia. Es decir, hubo un aumento del 41 por ciento del 2017 al 2018 y, si se tienen en cuenta los tres años de mandato, casi que se duplicó el número de indigentes, con un 98 por ciento de aumento.

«El número que marcó la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad es muy elocuente. Al hablar de indigencia, la definición que se toma es aquel que no alcanza a comprar determinada cantidad de proteínas en alimentos para vivir. Entonces, claro que esa tasa es la que más preocupa», explicó a Diario Z el economista Leandro Mora Alfonsín y agregó que «las clases vulnerables sufrieron, en estos últimos años, y sobre todo en 2018, una fuerte caída en relación a la inflación y eso se localiza no sólo en los porcentajes que da la ciudad, sino cuando uno camina la Ciudad».

Los números del informe señalan que, durante el 2018, la tasa de indigencia aumentó en cada medición. En el primer trimestre del año pasado, existían -siempre según la Dirección de Estadística- 132.000 porteños en situación de indigencia. Para mitad de año, la tasa subió a un 5,6, con 173.000 personas que no alcanzaron a cubrir la Canasta Básica Alimentaria. Los últimos números ubican para septiembre del 2018 a 198.000 personas bajo la línea de indigencia, con un aumento de casi un punto en la tasa de indigencia (6,5%).

El legislador Santiago Roberto, del Bloque Peronista, opina que «primero hay que recordar que la línea de indigencia habla del alimento necesario para poder seguir viviendo. Con este aumento de la indigencia vemos, en primer lugar, con preocupación el problema de la desnutrición en la Ciudad más rica del país. Pero también hay que remarcar que la Ciudad de Buenos Aires, con el PBI per cápita de Israel o Portugal, tiene un 21 por ciento de pobres y duplicó su proporción de indigentes en los últimos cuatro años». Y agrega: «Las principales diferencias se ven cuando uno recorre toda la Ciuidad. No veíamos fantasmas los que decíamos que había más gente durmiendo en las calles de la Capital sino lo que vemos es un fracaso de las políticas económicas de Cambiemos».

De 414.000 a 639.000 pobres

El informe oficial también registra el aumento de vecinos que viven en situación de pobreza. Los que no alcanzan a cubrir la Canasta Básica Total pasaron del 16 por ciento en el primer trimestre del 2018 (491.000 personas), a 20,9 por ciento en septiembre del 2018. Es decir, hay 639.000 porteños en situación de pobreza.

Si se comparan los últimos números que dio la Dirección de Estadística con los del año 2015, año en que Rodríguez Larreta asumió como Jefe de gobierno porteño, el contraste asusta: en septiembre del 2015 había 414.000 personas en situación de pobreza y la tasa de indigencia llegaba al 3,3 por ciento. En septiembre, pero del 2018, 225.000 personas más están debajo de la línea de la pobreza (639.000 porteños). ¿Indigentes? La tasa, en estos tres años, se duplicó alcanzando el 6,6 por ciento de los habitantes en la Ciudad.

«El último año tuvimos una inflación record, la más alta desde 1991. La caída del salario frente a la inflación también fue terrible, casi 7 puntos en 2018 y veníamos de una caída de 4 puntos y medio en 2016. Ni hablar de la capacidad adquisitiva de las clases vulnerables, donde al ser una economía informal, siempre se encuentran más endeble a las restricciones económicas. Por eso, esta diferencia entre el 2015 y el 2018 es una buena foto para remarcar lo que fue en la economía de los porteños en estos años», cerró Mora Alfonsín.