Parque Centenario: 600 vendedores de la feria esperan una solución del Gobierno

“Nos quedamos sin mercadería y sin el Parque”. Así respondieron los 600 manteros y puesteros que trabajaban, durante el fin de semana, en la feria del Parque Centenario. El último fin de semana de enero, la Policía de la Ciudad desalojó al centenar de trabajadores informales y dejó a la histórica Feria sólo con los vendedores habilitados por el Gobierno de la Ciudad.

“Seguimos igual. Desde que nos echaron y secuestraron la mercadería, aún no tuvimos una solución real por parte del Gobierno”, dijo, en diálogo con Diario Z, Omar Guaraz, del sindicato de Vendedores Libres. “Hay 600 personas que no pueden trabajar. Lo que es lo mismo que decir que hay 600 familias que no pueden comer”, agregó.

Los vendedores desplazados aseguran que ahora, el Parque -emblema porteño diseñado por Carlos Thays – esta “militarizado”. “En el lugar donde las personas deberían disfrutar del aire libre, ahora hay policías custodiando que no haya vendedores”. Según explicaron los manteros a este medio, los policías están en el Parque Centenario “desde el desalojo”, es decir, el 26 de enero, cuando cientos de efectivos expulsaron a más de 500 vendedores, además de secuestrarle la mercadería.

Al igual que en Parque Rivadavia, en el que el Gobierno porteño dispuso el traslado de los puestos de libros, en el Centenario la decisión de correr a los vendedores del Parque también fue del Ejecutivo . La denuncia, que motivó el desalojo, fue iniciada por la directora de la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público del Gobierno de la Ciudad, Paula Scauzillo. La funcionaria declaró que “vamos a tratar de encontrar un lugar alternativo” para los vendedores y agregó que “ya sabemos que los manteros subsisten con la venta de sus mercaderías pero que uno de los objetivos del Gobierno es la recuperación del espacio público” (sic).

“Lo que dice Scauzillo es algo que queda en el plano mediático. En la realidad no hubo ninguna propuesta concreta. A un público menor le dicen que los van a censar y lo van a habilitar para trabajar en otro lado. Pero eso después queda en la nada. La realidad es que los vendedores ambulantes lo hacen por necesidad. Y si no es en el Parque Centenario será en otro lado”, indicó Guaraz.

En el Parque Centenario, por su parte, la opinión está dividida. Algunos vendedores se solidarizan con los manteros y puesteros desplazados. Otros, en cambio, aseguraon a Diario Z que la feria tiene sólo tres sectores habilitados, y que eso son los que conforman la feria.

El Parque Centenario es un espacio verde en plena Ciudad compuesto por 12 hectáreas de vegetación. Fue diseñado por el paisajista Carlos Thays y bautizado con ese nombre en 1909 para conmemorar los cien años de la Revolución de Mayo. Según estadísticas del Gobierno de la Ciudad, alrededor de 12.000 vecinos lo visitan cada sábado y domingo. A partir del último fin de semana, luego del desalojo, lo harán con media feria menos.