Se podrán blindar los vidrios de todos los vehículos de transporte de pasajeros

Los vehículos que transportan pasajeros, como colectivos urbanos,
interurbanos y micros de corta y larga distancia, podrán tener vidrios
laminados o anti vandálicos, que hasta el momento estaban prohibidos por la dificultad de romperlos en caso de accidente, a partir de una resolución del ministerio de Transporte publicada hoy en el Boletín Oficial.

La resolución, que lleva el número 22/2019, establece nuevas condiciones
para la carrocería de los vehículos y, entre ellas, fija que «en servicios
donde se acredite la necesidad de contar con unidades anti vandálicas, se
podrán aplicar vidrios laminados o anti vandálicos, en cuyo caso las
ventanillas de emergencia deberán ser del tipo volcables, levadizas o
expulsables hacia el exterior».

«Estos rodados deberán contar con la cartelería, interior y exterior, que
indique cómo opera el mecanismo de apertura de las ventanillas de seguridad y no deberán disponer de los martillos de seguridad reglamentarios», indicó el texto oficial.

En los considerandos, la resolución explica que hasta ahora, los vidrios
aplicados a las ventanillas debían ser templados destruibles «con el objeto
que en caso de accidente o incendio estas puedan ser destruidas para su
utilización como salidas de emergencia».

«Esta condición exigida en los vidrios de las ventanillas es sumamente
efectiva a los fines de la evacuación del ómnibus pero también lo hace
vulnerable en el caso que el micro sea atacado con objetos contundentes,
pudiendo incluso poner en riesgo al pasaje», añadió.

En ese contexto, describe que «en ocasiones hay ómnibus que deben ser
afectados a servicios muy particulares donde se verifica agresiones de
diversa índole, como el apedreo del rodado, en consecuencia resulta
pertinente que los mismos estén dotados de especiales condiciones de
seguridad, a los efectos que resulten indemnes ante estos actos de
vandalismo».

La resolución, que era una demanda del sector, llega a dos meses y medio de que apedrearan al micro que transportaba a los jugadores de Boca, cuando estaban rumbo a la cancha de River para jugar la final de la Copa Libertadores.