Vecino accidentado: la Corte exime de responsabilidad al gobierno porteño

La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) revocó una condena contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) por las lesiones que sufrió un peatón al caer en una vereda de esta capital.

La Corte concluyó que las heridas que sufrió el particular no las generó el estado deficiente de la acera, sino los vidrios rotos abandonados en el lugar por reparaciones que había realizado el «propietario frentista», el Banco de la Provincia de Buenos Aires, también demandado en la causa.

El 23 de enero de 2009, siendo aproximadamente las 21 horas, Leandro Lucero Oddo caminaba por avenida Rivadavia, en el barrio de Caballito, cuando, antes de abordar un colectivo, cayó frente al número 5025, correspondiente a una sucursal del banco.

Oddo sufrió un corte en el gemelo, pero la entidad financiera culpó al Gobierno y a la persona que colocó el vidrio en el lugar.

En agosto de 2015 la Cámara Nacional en lo Civil condenó en forma solidaria a indemnizar a Oddo por un total de 169.000 pesos, en concepto de incapacidad física, lucro cesante, gastos de tratamientos psicoterapéuticos, kinesiológicos y quirúrgicos y daño moral, más intereses.
Pero la Corte, por unanimidad, afirmó que la sentencia contra el GCBA era «arbitraria», aceptó el recurso de queja del GCBA y dejó sin efecto la decisión de segunda instancia.

Para la Corte, la Sala K de la Cámara omitió considerar que el objeto que generó el daño no era propiedad del gobierno y que el tribunal efectuó manifestaciones «dogmáticas», ya que no se había probado el mal estado o «peligrosidad» de la vereda.

Según pruebas reunidas en la causa, los restos de vidrios de los ventanales que provocaron el accidente provenían de un arreglo realizado por el frentista, el banco, también condenado.