Críticas a la gigantografía de Romeo y Julieta que estrenó la Casa Rosada: «No se muere por amor»

Esta mañana la Casa Rosada amaneció con una extensa bandera de un beso entre Romeo y Julieta. La gigantografía, que pertenece a un cuadro de Francis Dicksee de 1884, fue seleccionada para celebrar el día de San Valentín. Sin embargo, el modelo del amor que eligió el gobierno Nacional fue sumamente criticado por no tener perspectiva de género:
«Por qué Casa Rosada consideró relevante proponer como modelo una forma de amor romántico y dependiente que lleva a dos jóvenes a la muerte”, indicó Diana Maffía, Directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires.

“Se sigue reproduciendo el mito más grande del amor romántico: morir por amor. Hoy la Casa Rosada amanece con una bandera con el beso de Romeo y Julieta. El amor es vida, cuidado y respeto. No mueras ni mates por amor, es una trampa del patriarcado”, escribió en su cuenta personal de Twitter Sabrina Cantabria, abogada feminista.

El gobierno decidió seleccionar la historia de Romeo y Julieta para celebrar San Valentín, una celebración mundial que comenzó como un festejo religioso en Roma para hacer frente a los celebraciones paganas. »
La icónica pareja creada por William Shakespeare fue elegida para ocupar el frente de la Casa como símbolo del amor romántico. No hay investigaciones que prueben que se trata de la pareja más reconocida de la historia, pero el famoso crítico Harold Bloom definió a Romeo y Julieta como una obra sin par en la literatura mundial por su visión del amor mutuo implacable.

«Me gustaría saber quién tuvo esta iniciativa, quién la evaluó, cuanto costó (para calcular qué pudo haberse hecho con ese presupuesto) y por qué @CasaRosada consideró relevante proponer como modelo una forma de amor romántico y dependiente que lleva a dos jóvenes a la muerte», agregó Maffía.