Protesta de taxistas frente a la casa de Rodríguez Larreta

El líder de la agrupación Taxistas Unidos, Marcelo Boeri, aseguró ayer que si se suspenden licencias a los taxistas por denunciar el accionar de Uber sin esperar un proceso implica «atentar contra la fuente laboral».

Boeri realizó estas declaraciones tras la protesta que realizó en la madrugada del miércoles esa agrupación frente a las casas del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y del secretario de Transporte, Juan José Mendez.

El reclamo se concretó luego de que el martes el gobierno de la Ciudad suspendiera la licencia a un taxista que agredió a una mujer en Palermo porque se estaba por subir a un supuesto Uber, cuyo video se viralizó en las redes sociales.

«La protesta se hizo no por el hecho en sí del taxista, que es un accionar que nadie puede justificar, sino porque es la tercer licencia que se suspende a un compañero y antes esto no existía. Se suspenden licencias solamente con la denuncia, no se espera ni siquiera el proceso», dijo a Télam Boeri.

Y, agregó: «Uber sigue funcionando como si nada, funcionan con la impunidad y el libertinaje que les permite el gobierno porteño».

El grupo de taxistas protestaron el miércoles a la madrugada en caravana en avenida del Libertador y Tagle, luego se dirigieron a Ayacucho y Vicente López, y finalizaron la manifestación en el Obelisco.

«No se justifican las acciones violentas, pero venimos masticando bronca hace mucho», aseguró Boeri y criticó que «hay 50 mil autos de Uber en plena contravención y a nadie se le cobró una multa, hay que respaldar con hechos lo que dice la ley»

En noviembre, la Legislatura porteña modificó el Código deTránsito y Transporte para endurecer las penas a quienes transporten pasajeros de manera ilegal -con multas de hasta 200.000 pesos y retiro de licencia-, con la que se buscó frenar el avance de Uber en la Ciudad.