Adhesión del 90% al paro docente por un salario que supere la línea de pobreza y recupere la inflación

Los gremios docentes con mayor cantidad de afiliados de la Ciudad, Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y Ademys, adhieren al paro del 6 y 7 de marzo, decididos por el plan de lucha de la Ctera y se sumarán a la movilización nacional a Plaza de Mayo, convocada para este miércoles a las 11. También cumplirán el viernes al Paro Internacional de Mujeres. De este modo, las clases en muchas escuelas porteñas comenzarán recién el lunes 11.

La UTE rechazó la propuesta del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta porque “no contempla la pérdida de poder adquisitivo de los salarios docentes en 2018. De esta manera, al 35 por ciento de aumento decretado el año pasado se agregaría en el mes de febrero entre 4 y 5,6 % -según los cargos- y un bono de tres mil pesos, lo que completa una suba de aproximadamente 40 puntos frente a una inflación del 48,6 según la propia medición del IPC BA”, explica el comunicado de la UTE.

“El Paro Nacional Docente será muy importante. Siempre que atacaron a los docentes la Comunidad Educativa nos defendió”, señaló en entrevistas radiales Eduardo López, secretario general de UTE. Y agregó: “Un cargo docente de Jornada Simple representa alrededor de 8 horas, cuatro frente al aula, dos de planificación y dos de corrección. Por ese cargo cobramos 20 mil pesos. Mañana en Plaza de Mayo vamos a pedirle a Macri que nos devuelva lo que nos sacaron.”

Lo que el gobierno propone es que el salario mínimo garantizado de un docente sea, a partir de marzo, de 22.400 pesos de bolsillo para el cargo testigo, o bien, 1.120 pesos la hora cátedra. En la Ciudad de Buenos Aires, según cifras oficiales, un salario sobre la línea de pobreza se ubica por encima de $ 25.494. 

La insólita respuesta del Ministerio de Educación porteño fue que la línea de pobreza se mide con la suma de los ingresos familiares y que “se considera sólo un cargo cuando está la posibilidad de trabajar dos y hasta tres”.

El poder adquisitivo del salario docente cayó 14% entre 2015 y 2018, y éste último año regresó al nivel que tenía en 2007, de acuerdo con un informe difundido ayer.

Las clases comenzarán normalmente en solo 6 provincias ya que en 18 jurisdicciones la Ctera no logró llegar a un acuerdo.