Las porteñas convocan a su Paro Internacional de Mujeres

El viernes 8 de marzo la Ciudad de Buenos Aires se vestirá de los pañuelos verdes, violetas, naranjas, que caracterizan al movimiento de mujeres. Al paro de mujeres se suma la movilización que parte de Congreso a Plaza de Mayo a partir de las 17.

De la movilización participan una multitud de organizaciones de mujeres y la disidencia sexual, sociales, estudiantiles, políticas. Las consignas van desde el reclamo por el aborto legal hasta la denuncia de la violencia de género, los despidos y el trabajo precarizado. El documento discutido se pronuncia contra el ajuste del gobierno de Macri y su acuerdos con el FMI.

El paro internacional y la marcha por el Día de la Mujer vienen precedidos por un acampe feminista que sostienen distintas organizaciones sociales y políticas en Plaza Congreso. El miércoles a la noche, una poderosa batucada batió los parches para reclamar la larga lista de deudas que mantiene esta sociedad con “la mitad del cielo”.

El colectivo Ni Una Menos, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y otras organizaciones convocaron al  “acampe feminista contra la indiferencia estatal y las violencias machistas” frente a Plaza Congreso, que comenzó este miércoles y finalizará   tres horas antes de la marcha, a las 14. “No se le puede hacer frente a la violencia hacia las mujeres con 11 pesos por mujer”, denunciaron las feministas en la mesa de apertura del acampe, en la que participaron la actriz Thelma Fardín, la periodista y activista trans Marlene Wayar, la coordinadora de La Casa de las Mujeres y las Disidencias de La Poderosa en la Villa 21 Jésica Azcurraire y la referente de CTEP y MTE Jaqueline Flores, entre otras.

Horas antes, a las 10, como última actividad del #AcampeFeminista, habrá una ronda de feminismos latinoamericanos y migrantes.

El tercer Paro Internacional Feminista y Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travesti y Trans se va a cumplir además con marchas en todo el país “contra el ajuste y la violencia machista” y ganará las calles para gritar “basta de femicidios, lesbicidios y travesticidios”.

Todos los viernes desde mediados de febrero, cientos de mujeres debatieron en asamblea la forma que querían que tuviera el paro, la marcha y el documento que será leído en la movilización y posterior concentración.