El sábado, la represión fue contra el patio de tango en Parque Patricios

Todos los sábados a la tardecita desde hace siete años se arma una milonga en la esquina de Caseros y Monteagudo. Este sábado, la Policía de la Ciudad trató de desmantelar la carpa donde instalan el sonido y otros elementos y de prohibir la milonga. Los vecinos los echaron al grito de MMLPQTP.

Mientras los jubilados iban armando su espacio como todas las tarde, llegaron las camionetas del gobierno de la Ciudad escoltadas por la Policía que intentaron desalojarlos y llevarse la carpa, aunque la actividad fue declarada como de «interés cultural» por la Legislatura ya hace años.

‘El espacio no recibe ningún tipo de subsidios, se mantiene y realiza a pulmón, con la colaboración de todos los que se sienten parte. Todos los sábados se acarrea, arma y desarma el sonido y la pista para bailar, con colaboradores y los mismos vecinos que reconocen este como su espacio, totalmente inclusivo, donde se reúnen y se mezclan los abuelos con las nuevas generaciones que se acercan al tango. Donde la prioridad es que la gente ‘la pase bien‘ que disfrute, sin el protocolo típico y rígido de las milongas cerradas de tango‘, dicen los organizadores.