Lucha de calles, homenaje al Cordobazo en el Parque de la Memoria

Se cumplen 50 años de Cordobazo, la huelga política de los obreros cordobeses que hizo temblar a la dictadura de Juan Carlos Onganía el 29 de mayo de 1968. El Parque de la Memoria lo homenajea con una muestra de archivo y dos obras actuales.

La fotografía y el arte contemporáneo son protagonistas de la exposición «Lucha de calles», que se inauguró el viernes pasado en el porteño Parque de la Memoria con el objetivo de revisitar el Cordobazo.
Con la curaduría de María Alejandra Gatti y Cecilia Nisembaum y desde la potencialidad de materiales de archivo y obras de arte, la muestra que problematiza las jornadas de mayo del ’69, en las que una gran protesta obrera desafió al régimen militar de Juan Carlos Onganía, podrá verse en la sala PAyS hasta el 9 de junio.
En diálogo con Télam, Gatti indicó que se trata de un proyecto realizado de manera colectiva por integrantes de distintas áreas del Parque, buscando establecer «un diálogo entre los materiales que rastrearon en hemerotecas y archivos audiovisuales con un cuerpo de obra de artistas contemporáneos que trabajan específicamente el Cordobazo, pero también con otros que abordan propuestas relacionadas con sublevaciones o revueltas populares».
La muestra está organizada en dos materialidades: los archivos y las obras que, según Nisembaum, componen el contenido de una investigación en la que se destacan a su vez dos piezas: un vídeo documental que contextualiza el antes y el después del Cordobazo, y un mapa de Córdoba donde se traza el itinerario de los estudiantes y los trabajadores en esos días.
«El video retoma el momento histórico planteando que, si bien se convirtió en un icono de un levantamiento popular, no fue el primero del país. Tenemos una gran tradición de levantamientos. Entonces retomamos desde el principio del siglo XX y las barriadas que ocurrieron después del ’69, que se titulan con el término azo, como Rosariazo o incluso un segundo levantamiento en Córdoba que se llamó Viborazo», explica Nisembaum sobre las jornadas del 29 y 30 de mayo de 1969.
A su vez, el mapa de Córdoba expuesto busca reconstruir «el trazado de los estudiantes y los trabajadores, que se confronta con todo el recorrido de la represión policial y militar, e incluye fotografías de barricadas y de autos quemados para que uno se pueda ubicar en cómo fue esa ciudad tomada», dice la curadora.
Otro eje temático tiene que ver con el gremialismo porque, según apuntan las curadoras, «las condiciones que llevaron a producir este levantamiento están vinculadas con una ciudad muy industrializada y con una importante organización sindical, por eso recuperamos material de archivo que da cuenta de ese aspecto y en Córdoba nos contactamos con la familia del dirigente Agustín Tosco y obtuvimos más documentación, sobre todo del sindicato de Luz y Fuerza al que pertenecía».
En ese sentido se puede rescatar una publicación llamada «Electrum», donde se van relatando los hechos del 29 al 30 de mayo y los pedidos de liberación de quienes estaban presos, además de la declaración de la CGT de los Argentinos. 
Otro núcleo en torno al que gira la muestra profundiza en los hechos puntuales de esos días a través de fotos icónicas del Cordobazo, algunas de éstas aportadas por la Asociación de Reporteros Gráficos de Argentina (Argra), y otras por fotógrafos cordobeses como José Ardiles, que estuvo en el epicentro de los hechos.
La exposición refuerza la decisión tomada por los Organismos de Derechos Humanos de iniciar la nómina del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, emblemático del Parque, en el año 1969, con los nombres de las víctimas del Cordobazo y los sucesivos levantamientos populares ocurridos en el país. 
«La idea es que el pasado ayude a explicar la actualidad y, en este caso, nos llamó la atención la situación laboral, los reclamos de esa época que en varios puntos coinciden con demandas actuales; recuperar consignas y reclamos que son disparadores para repensar el presente», señala Nisembaum. 
En ese marco hizo referencia a la obra de Julia Mend, quien trabaja con el archivo de su abuelo, obrero gráfico, rescatando consignas usadas en distintos reclamos y movilizaciones de la historia para exponerlas descontextualizadas, sin fecha ni autor, lo que implica que «se las pueda leer desde ese momento o desde hoy y pueda disparar diferentes sentidos». 
El territorio es otro de los puntos que atraviesa la muestra, porque «la población se apropió del espacio público para manifestar sus reclamos y pelear por sus derechos, algo que tiene vigencia hoy, pensando que estamos a horas del 24 de marzo y de una marcha que se consolida a través de los años», destaca Gatti. 
El proceso de selección de la obra incluyó «material que se repite en innumerables libros y que a su vez fue tomado por artistas como Marcelo Brodsky, Fernando Allievi o RES, que intervienen algunas imágenes icónicas del Cordobazo y las reformulan de modos distintos», subraya Gatti. 
A su vez, las obras de Hugo Aveta y Tomás Espina oscilan en el movimiento que se produce entre lo violento y lo heroico; mientras que los trabajos de Brodsky y Lucas Di Pascuale representan los sentidos del contrapunto entre lo colectivo y lo individual.


«Lucha de calles» puede visitarse con entrada gratuita hasta el 9 de junio en la Sala PAyS del Parque, en avenida Costanera Norte Rafael Obligado 6745, de lunes a viernes, de 10 a 17, y sábados, domingos y feriados, de 11 a 18.

Fuente: Télam