Detuvieron a los delegados gremiales del laboratorio Craveri, donde hay 47 despidos

Esta mañana la Policía de la Ciudad detuvo a cinco delegados del laboratorio medicinal Craveri, quienes reclamaban por la reincorporación de 47 trabajadores despedidos. «Lo único que estaban haciendo era preservar la fuente de trabajo de algunos compañeros», dijo Javier Pokoik, secretario gremial de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA).

En cambio, Juan Craveri, CEO de la empresa y nieto del fundador del histórico laboratorio, apuntó contra las medidas del gobierno. «Desde que empezó, esta gestión nos puso en la mira y nos tomó como sus enemigos», denunció.

A las nueve de la mañana, la Policía de la Ciudad entró en las oficinas de Craveri, en el barrio de Caballito, decida a deter a los delegados de la comisión interna del laboratorio. Adentro, cinco gremialistas: Horacio WassermanDarío FonticelliWalter BenítezFacundo Gutiérrez y Martín Mendoza, intentaban dialogar con algún directivo para frenar los 47 empleados despedidos desde el 1° de abril.

El secretario general de la CGT, Héctor Daer, aseguró que denunciaran penalmente a Juan Craveri por «persecución» y la detención ilegal de los delegados gremiales. «Denunciamos públicamente a Juan Craveri y lo responsabilizamos por el encarcelamiento de nuestros compañeros delegados», escribió en su cuenta personal de Twitter.

Entre los 47 despedidos, aseguraron desde ATSA a este diario, el 75 por ciento son mujeres.

«Nosotros vamos a seguir haciendo las manifestaciones en el laboratorio y en la comisaría, hasta que decidan liberar a nuestros compañeros. Nosotros no vamos a permitir que este establecimiento o el gobierno avasalle nuestros derechos», concluyó Pokoik.

La crisis en Craveri no es nueva. El año pasado el laboratorio porteño vendió su marca insignia Tetralgin al grupo Roemmers, pero no le alcanzó para frenar la crisis y perdió un 9% de su facturación. Meses después puso en venta las instalaciones de una planta en Villa del Parque que comenzó a fabricar y no pudo terminar.

«Tenemos tres balances en rojo, tuve que pedir en junio pasado el procedimiento preventivo de crisis (PPC). El 80% de nuestros insumos cotizan en dólares o en euros, con las mini devaluaciones y está última gran devaluación, nos pegaron en la línea de flotación. Sumado a un embargo de la AFIP , al atraso de precios, al aumento de tarifas, las altas tasas que te cobran 75% para descontar un cheque, cuando todo se junta es imposible», anunció Craveri.

Si bien ante el pedido de PPC, la Secretaría de Trabajo respondió que no habían llegado a un acuerdo empresa y sindicato, Craveri despidió a los 47 trabajadores y les depositó la mitad de la indemnización. «Si bien nos dieron un acta donde no se llegó a un acuerdo, la empresa está en crisis. Si no aceptan el 50% de la indemnización, iremos a juicio», dice el nieto del fundador del laboratorio Craveri.