Paro docente: «Nosotros no vamos a dejar de darles de comer a los chicos»

El conflicto docente sigue sin resolverse en la Ciudad de Buenos Aires y los dos sindicatos más representativos – la Unión de Trabajadores de la Educación y Ademys- convocan a un paro de la docencia porteña el 4 de abril, en el contexto de una jornada nacional de lucha de CTERA. Al paro se suma una movilización al Congreso Nacional.

En la Ciudad, la medida es “contra las políticas de hambre y empobrecimiento de la gestión Cambiemos”, en reclamo de aumento salarial y contra el ajuste en las viandas y comedores escolares porteños.

«Desde el primero de abril, el Gobierno de la Ciudad decidió dar menos plata y comida a las escuelas porque algunos padres no completaron un engorroso trámite online. Los docentes no hacemos ese tipo de canalladas: no le vamos a sacarle un plato de comida a un nene porque no llenó un formulario, como tampoco vamos a mandarlo a la casa porque no pudo comprar una birome«, dijo, en diálogo con Diario Z, Eduardo López, secretario de Unión de Trabajadores del Estado.

Eduardo López, secretario general de UTE.

La marcha será mañana al mediodía. Ctera convocó a los docentes a reunirse en el cruce de Virrey Ceballos y la avenida Rivadavia para marchar al Congreso de la Nación, en donde se discutirá la ley de emergencia alimentaria y tarifaria.

Cabe destacar que, según una disposición del Ministerio de Educación, los padres que no habían solicitado la beca en la web de la cartera de Educación para el 1° de abril (ahora el plazo quedó dispuesto para el 1° de mayo), deberían abonar la comida diariamente al comerciante. En el comunicado se informó a las «queridas familias» que quienes no hubieran solicitado la beca deberían pagar la comida diariamente al concesionario: $110. O retirar a los chicos del colegio.

«Para los funcionarios que piensan que todo es mercancía, es lo normal. Para nosotros no. Para poder estudiar hay que comer y nosotros, aunque nos castiguen, no vamos a quitarle un plato a un chico«, indicó López.

El reclamo de los docentes también incluye el aumento salarial. El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta le propuso a los maestros un aumento del 23 por ciento (9% en marzo 7% en julio y 7% en septiembre) más dos cláusulas de revisión (en mayo y diciembre). Y se reconoció 4% de 2018. Los dos sindicatos más numerosos (UTE y Ademys) no aceptaron. «Exigimos que se recomponga el salario docente en 13,6 puntos porcentuales. La inflación anual difundida con el IPC-Ciudad fue del 48,6 por ciento mientras que el aumento salarial otorgado unilateralmente por Rodríguez Larreta fue de 35 por ciento», expresaron los gremios.

Por su parte, el exministro de Educación y actual senador nacional Esteban Bullrich (PRO-Buenos Aires) empujó un proyecto en el Congreso para que los reclamos sindicales en la educación no superen, en forma continua o discontinua, cinco días de duración en un mismo año.