Luego de la manifestación, organizaciones sociales acampan en el Ministerio de Desarrollo Social

Una vez que la multitudinaria manifestación en el Congreso de la Nación, algunas organizaciones sociales decidieron acampar en el Ministerio de Desarrollo Social para exigir una adecuación de la asistencia social. La Policía de la Ciudad decidió reprimir para desalojar a los manifestantes.

«Estamos esperando una reunión con el Gobierno para bajar la tensión, para que no haya más detenido ni más represión. Hay diez compañeros heridos. Si hay una reunión y si hay respuestas para los problemas sociales, vamos a levantar el acampe. No estamos acá de gusto», informó el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, tras la tensión que se vivió sobre la 9 de Julio, que permanecía cortada al tránsito. 

Un par de horas antes, miles de personas llegaron al Congreso para reclamar contra las políticas del gobierno de Cambiemos. La marcha, que comenzó a las 11 de la mañana, subrayó la miseria salarial y la pérdida masiva de puestos de trabajo. Todos coincidieron en que “está cada vez peor la situación”. El reclamo para que la CGT llame al paro nacional fue uno de los elementos fuertes de la convocatoria.

A la protesta se sumaron los sindicatos de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), que integran bancarios, lecheros, televisión, pilotos de líneas aéreas, molineros, gráficos bonaerenses y personal superior de energía, entre otros, y el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), de Sergio Palazzo, Ricardo Pignanelli y Pablo Moyano.

La Confederación General Económica (Cgera) y la Asamblea de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) ratificaron hoy que participarán en la movilización ante «la realidad de crisis económico-productiva y de empleo», luego de un encuentro mantenido días atrás con la cúpula de la central obrera en la histórica sede de Azopardo al 800.

La marcha comenzará a las 14 desde la avenida Rivadavia y Misiones, en la Plaza Miserere, y se dirigirá hacia la Avenida de Mayo y 9 de Julio, aunque no habrá oradores, en tanto se difundió una solicitada alusiva en los principales medios de prensa.

La marcha será encabezada por los secretarios generales de la central obrera, Héctor Daer y Carlos Acuña, otros integrantes del Consejo Directivo y dirigentes de varios sectores gremiales, quienes portarán una enorme bandera celeste alusiva a «la necesidad de defender a ultranza la soberanía, la producción, la industria nacional y el trabajo».

“Tenemos las mejores expectativas para la movilización, que creo será importantísima y va a poner el acento en la discusión de un modelo de país distinto al que lleva adelante este gobierno”, aseguró el dirigente de la CGT Héctor Daer .

Las columnas realizarán una parada en el Congreso para entregar a los titulares de los bloques opositores y de cada comisión legislativa el proyecto de emergencia alimentaria y para las pequeñas y medianas empresas, confeccionado por la CGT y las pymes.

También adhirió a la marcha la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) de Armando Cavalieri, quien encabezará la columna de dirigentes, delegados, activistas y trabajadores desde Avenida Rivadavia al 1400 hacia el Congreso desde las 14, aunque de forma previa el dirigente ofrecerá una rueda de prensa.

Carlos Minucci, integrante de la Corriente Federal y titular de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (Apsee), sostuvo que la marcha de mañana será «un movimiento más de resistencia social ante la problemática laboral crónica del país y será contundente», y exigió a la CGT la convocatoria al Comité Central Confederal (CCC) de forma urgente para «analizar la situación y convocar a una huelga nacional».

Otras organizaciones gremiales que se sumarán a la marcha son la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) que lidera Juan Carlos Schmid; el personal municipal, que concentrará a las 12.30 en Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen; los empleados legislativos (APL) de Norberto Di Próspero, quien se solidarizó hoy con «los trabajadores que ven peligrar o ya perdieron sus fuentes laborales» y reclamó que «la solución de la crisis económica, financiera y productiva no afecte el bienestar de la familia argentina».

Según señaló a esta agencia el dirigente del sindicato de la Alimentación (STIA) y ex jefe de la CGT, Rodolfo Daer, en dos semanas habrá otro encuentro de los gremios industriales de la central obrera para determinar «los pasos a seguir» luego de la marcha