Críticas a BA Elige, el programa de participación ciudadana: «Es una ficción, no hay ningún tipo de control»

Por Gisela Marziotta para Página/12

Son muchas las críticas que existen contra el programa BA Elige: falta de transparencia de las votaciones, incumplimiento de la Ley de Comunas, imposibilidad de controlar su presupuesto y promesas incumplidas. Sin embargo, desde el oficialismo porteño lo presentan como “una evolución de la participación ciudadana”, mientras que desde la oposición lo definen como una “ficción de participación”.

El Gobierno de la Ciudad presentó la tercera edición de BA Elige, la plataforma online a través de la cual los vecinos pueden presentar y votar propuestas “que ayuden a mejorar los barrios, las comunas y la ciudad”. 

“Muchas cosas que hacemos en la Ciudad surgen de ideas y propuestas de vecinos. En este caso a través de BA Elige, el año pasado hubo 25.000 propuestas. Es un golazo que tanta gente participe y proponga cosas como ésta”, dijo Horacio Rodríguez Larreta durante el acto de lanzamiento de la edición 2019 desde el Parque de Vóley Playa, uno de los proyectos ganadores de 2017, ubicado en el Parque Tres de Febrero de Palermo. El jefe de Gobierno porteño destacó que “como gobierno promovemos la participación, garantizamos que a quien gane la votación las obras se le concreten, y agregó: “Entre todos vamos mejorando la Ciudad”. Pero, ¿es realmente así?

“BA Elige es una ficción de participación y sirve para justificar proyectos que el Poder Ejecutivo quiere llevar adelante y necesita decir que tienen el respaldo de una determinada cantidad de vecinos a través de la web y las redes sociales cuando, en realidad, tienen los canales institucionales correspondientes para hacerlo –como son las Juntas Comunales y los Consejos Consultivos– y no lo hacen”, aseguró la legisladora porteña María Rosa Muiños a PáginaI12.

Además, la diputada del Bloque Peronista denunció una serie de irregularidades en BA Elige. “No tenemos claridad respecto a los proyectos que fueron aprobados y hoy no sabemos si fueron realmente implementados o no, porque no se informa el estado de cada uno de esos proyectos, por ejemplo. Además, no hay ningún tipo de control respecto de quién vota: alcanza con decir que vivís en la Ciudad de Buenos Aires, con lo cual cualquiera puede crear un usuario falso y votar”, agregó. 

Para probar cuán riguroso era el sistema de verificación de datos del programa, desde el equipo de Muiños crearon usuarios falsos con datos de una persona fallecida e hicieron votar a personas que viven en otras ciudades o, incluso, en el exterior. El resultado no fue sorprendente: todos pudieron votar. “No hay ningún tipo de control. Pueden votar hasta personas que no existen y lo pueden hacer la cantidad de veces que quieran”, subrayó la legisladora.

En otra ocasión, solicitaron información detallada sobre el resultado de una votación realizada tanto en BA Elige como a través de las redes sociales de BA Participación. En este caso, se trataba de una propuesta para definir si los patios de juegos en parques y plazas deben ser espacios libres de humo. Ante la falta de respuestas oficiales, se contactaron con “Boti”, el robot del gobierno porteño que brinda un servicio de asistencia online. El resultado tampoco fue alentador: luego de pedirles todos sus datos personales, “tal vez con vistas a la campaña electoral”, el robot no brindó ninguna información respecto de la votación.

Por otro lado, Muiños señaló que el programa BA Elige “desestima  y pasa por encima de las funciones de las comunas”, algo que atenta contra la descentralización política y administrativa que establecen la Constitución de la Ciudad y la Ley de Comunas. “Y con la gravedad de que no hay forma de establecer si quien vota pertenece a esa comuna. Si, al menos, estuviera ajustado para que cada vecino vote los proyectos que corresponden a su comuna, se seguiría pasando por encima de las comunas pero, por lo menos, se estaría escuchando la voz de una cierta cantidad de vecinos de esa comuna”, dijo. 

Presentación de la segunda edición de BA Elige

En esa misma línea, María Suárez, miembro de la Junta Comunal 3 por Nuevo Encuentro, aseguró que “BA Elige da cuenta de que no existe realmente una descentralización y eso es así porque es una decisión del gobierno”. “Lo que hicieron fue armar esta herramienta online para definir qué van a hacer con el barrio y con el presupuesto de cada comuna, que nosotros como comuneros nunca vemos y no podemos discutir en los Consejos Consultivos, que es la verdadera herramienta de participación ciudadana que tienen los vecinos y vecinas de la ciudad”, manifestó. “Me parece bárbaro tener una herramienta de participación online, pero debe ser una herramienta complementaria a una instancia de participación real y no algo que la reemplace”, agregó.

Suárez remarcó que, si bien el programa establece un presupuesto para cada comuna, al tratarse de un proyecto de Jefatura de Gabinete los comuneros no pueden tener un control sobre ese presupuesto ni sobre el estado de las obras. Tampoco pueden participar de la discusión respecto de cuáles son las prioridades de cada barrio. “Hoy la Comuna 3 es un dormitorio a cielo abierto: hay cada vez más personas en situación de calle y el Estado está completamente ausente. Sin embargo, no hay ninguna propuesta vinculada con esta problemática en BA Elige”, ejemplificó.

Muiños también se refirió a la falta de control del presupueston no sólo de las obras que se realizan mediante este programa: “El gobierno estableció un presupuesto total de 500 millones de pesos para repartir entre las 15 comunas pero no podemos controlar cómo se gastan esos 500 millones”. Según la web del programa, “la distribución de los presupuestos por comuna es en forma proporcional a su población e inversamente proporcional a su renta per cápita”. Pero, muy en contra del espíritu de transparencia y participación que el gobierno quiere promocionar, no hay más información sobre este tema: la web se limita a informar cantidad de votos, proyectos ganadores y si las obras fueron realizadas o están en ejecución.

Además, la diputada señaló la falta de transparencia respecto del costo del programa en sí mismo ya que no está detallado en el presupuesto de la Ciudad. Desde su bloque presentaron un pedido de informes al Poder Ejecutivo para conocer a qué área específica corresponde BA Elige y cuál es su presupuesto. “Nos respondieron que depende de dos programas de Jefatura de Gobierno, que son Comunicación Participativa, con un presupuesto de más de 150 millones de pesos, y Actividades Comunales, con 219 millones. Sin embargo, esto es tan parcial como engañoso, porque al relevar detalladamente el presupuesto total de gastos, comprobamos que en muchas áreas, como la Dirección de Espacios Verdes, que depende del Ministerio de Espacio Público, o Comunas, que depende de Jefatura de Gabinete, también reservan partidas para BA Elige, pero no sabemos cuánto porque no lo dice”, denunció Muiños.

Por su parte, la referente de la Comuna 3 vinculó todas estas irregularidades en BA Elige con “una clara intencionalidad política” de no poner en marcha las comunas. “Hoy las comunas están muy desdibujadas, todo quedó en un plano burocrático y se pierde el rol de las comunas como sujeto político”, analizó.