Apareció en Palermo un alacrán venenoso: precauciones

Hace ya un mes, apareció un alacrán en la cocina de una casa en el barrio de Palermo. Después de un mes de peritajes, el Departamento de Prevención y Control de Zoonosis del Instituto Pasteur confirmó que se trata de la especie Tityus trivittatus, la especie más peligrosa que se puede encontrar en la Argentina.

Como saber si un alacrán es venenoso

Existen diferentes clases de alacranes o escorpiones venenosos o no venenosos. Tienen pequeñas variaciones que permiten identificarlos.

Alacranes venenosos

  • Son de color amarillo o marrón claro.
  • Puede presentar líneas en el cuerpo o el dorso en color marrón.
  • Las pinzas son delgadas y largas.
  • En el telsón presentan un apéndice.

Alacranes no venenosos

  • El color va del marrón oscuro a negro.
  • El dorso siempre es del mismo color que el cuerpo.
  • Las pinzas son pequeñas y cortas.
  • El telsón no tiene apéndice.

Medidas de precaución

La Sociedad Argentina de Pediatría recuerda que las picaduras de escorpiones (alacranes) pueden ser graves y letales, pero también prevenibles y tratables. Ocasionan intoxicaciones repentinas, que constituyen una emergencia médica, pero para la que afortunadamente existen un antídoto efectivo.

Existe una serie de medidas preventivas que disminuyen las posibilidades de entrar en contacto con un escorpión. Ellas son:

  • No caminar descalzos, ni siquiera sobre alfombras.
  • Mantener las camas separadas de la pared.
  • Sacudir la ropa y los zapatos antes de vestirse, y la ropa de cama antes de acostarse.
  • Mantener limpio y ordenado el interior del hogar.
  • Si hay una superficie amplia alrededor de la casa o campamento, mantenerla libre de malezas.
  • Cubrir con tela metálica todos los resumideros de agua, en especial los de baños y cocinas.
  • No meter la mano en huecos, grietas, cajones y lugares oscuros, son los lugares preferidos de los escorpiones.
  • Revocar paredes, tapar grietas en pisos, paredes y techos.
  • Revisar los ángulos de las paredes y puertas y ventanas.
  • No acumular leña, ladrillos o escombros cerca de la vivienda
  • Mantener el hogar sin cucarachas, ya que son su alimento preferido