El gobierno reincorporará a 23 policías retirados

Así lo decidió el Ministerio de Seguridad porteño en una resolución publicada hoy en el Boletín Oficial. La convocatoria es para prestar servicio en el programa Comisarías Comunales, una nueva organización de la fuerza de seguridad. Pero, según el Gobierno de la Ciudad, los “cadetes“ aún no están listos para incorporase al nuevo organigrama y, por ende, decidieron equiparar a la Policía con agentes que ya habían sido dado de baja.

Hace tres años, cuando se oficializó la creación de la Policía de la Ciudad, el jefe de Gobierno porteño aseguró que esta nueva fuerza de seguridad “iba a ser la Policía más moderna del país” . Rodríguez Larreta no ahorró en elogios y declaró que “va a haber una Policía bien capacitada y de vanguardia”. Pero una vez que bajó la espuma, el Ministerio de Seguridad porteño, con el vicejefe Diego Santilli a la cabeza, salió en la búsqueda de agentes retirados para reincorporar a la fuerza de seguridad. “El Sr. Subjefe de la Policía de la Ciudad, con la conformidad del Sr. Secretario de Justicia y Seguridad, ha propuesto la convocatoria a prestar servicio activo para el desarrollo de tareas de seguridad en la vía pública del personal retirado de esta Institución” , indica la resolución publicada en el Boletín Oficial.

De acuerdo con el documento, la reincorporación de policías retirados se trata de una “excepción“ ya que aún no está disponible la plantilla de cadetes que se inscribieron para entrar a la Policía de la Ciudad. “ Se encuentra desarrollándose el Curso Anual de Formación Inicial para Aspirantes a Oficial de la Policía de la Ciudad, amerita de manera excepcional, la convocatoria de personal policial que se encuentre en situación de retiro, para el cumplimiento de funciones de seguridad y orden público” , indicó el informe.

En total, los policías reincorporados son 23: 19 inspectores, dos oficiales segundos y el oficial mayor, Francisco Fabián Molina. Los policías cumplirán función hasta el 30 de noviembre de 2019.

Según una investigación de Bárbara García Crespo, a principios de noviembre del 2018, comenzó una reestructuración de la Policía que implica una reorganización de las comisarías. El nuevo esquema deja de lado las 54 comisarías por barrio que existían hasta ahora para reorganizarse en 15  Comisarías Comunales y 28 Comisarías Vecinales: las comunales estarán destinadas a cinco áreas descentralizadas como Investigaciones, Policía Científica, Seguridad y Prevención, Violencia de Género y Planificación de Servicios; mientras que cada comisaría vecinal continuará recibiendo  consultas y denuncias de los vecinos

Desde el Gobierno de la Ciudad dicen que el objetivo es transformarla en una comisaría más cercana, con vínculos con los vecinos. Desde la oposición aseguran que hasta ahora lo único logrado fue entorpecer la comunicación. “Ahora las denuncias no se pueden hacer en todas las comisarías y hay vecinos a los que les quedan muy lejos las Comisarías Vecinales y en muchos casos se pierde la denuncia. Fue algo totalmente improvisado que confunde a los vecinos, a la propia policía y hasta la Justicia”, explicó la legisladora Victoria Montenegro.

Para el bloque de Unidad Ciudadana esta reorganización es totalmente improvisada. “Por ejemplo en Villa Soldati la Comisaría Comunal queda en la puerta del barrio Olímpico lo que implica que los vecinos de Soldati tengan que caminar más de 25 cuadras, sin transporte público que los deje, para ir a hacer una denuncia. También se dejan zonas liberadas en los barriosEs una forma maravillosa de dibujar el mapa del delito”, explicó Montenegro.

La nueva incorporación de agente se inscribe en el marco de reiterados episodios de represión por parte de la Policía de la Ciudad. Por citar dos casos, un mes atrás, un grupo de feriantes fueron reprimidos en San Telmo. Ayer, por su parte, hubo gases y palos frente al Ministerio de Desarrollo Social, para intentar desalojar una protesta contra la ministra Carolina Stanley.