Con el rechazo de toda la oposición, el oficialismo reglamentó el juego online

Esta mañana la Legislatura aprobó la reglamentación del juego online. La regulación, que fue votada sólo por el bloque de Cambiemos, especifica que la Lotería de la Ciudad estará a cargo de controlar a las casas de apuestas virtuales y decidir cuáles de ellas pueden operar en suelo porteño. Por su parte, desde la oposición, argumentaron que el Ejecutivo prefiere recaudar a partir de un nuevo negocio (se calcula que más de 500 millones de pesos recibirá la Ciudad) que combatir la ludopatía de los porteños.

La iniciativa firmada tiene como fin crear “los juegos en línea”. Ellos fueron distinguidos entre “de azar o destreza, apuestas deportivas, apuestas juegos virtuales y apuestas eventos no deportivos realizados mediante la utilización de máquinas, instrumentos o soportes, de cualquier tipo o tecnología”. El encargado de controlar estos servicio de apuestas será la Lotería de la Ciudad: entre sus facultades estará el autorizar o rechazar los pedidos de empresas que quieran ingresar en la actividad. También deberá elaborar el procedimiento para regular el juego, por lo que el punto central del debate girará alrededor de la aprobación o no del plan con los lineamientos para ello presentado por el organismo.

A diferencia de otras regulaciones del juego, en la Ciudad no se les exigirá a los extranjeros que tengan un socio local. Los permisos se otorgarán por cinco años, prorrogables por otros cinco. El explotador privado podrá cobrar no más del 20% de lo apostado en concepto de comisión (primero se descontará lo que se destina al pozo).  Además, los explotadores privados que sean aprobados por la Lotería deberán abonar un 25% de su facturación neta, en concepto de impuestos y canon. Se estima que el Gobierno porteño podría recaudar entre 350 y 500 millones de pesos al año.

Restricciones

La medida tiene posee algunas restricciones. En la norma se impide que sean apostadores de los juegos en línea vinculados con eventos deportivos -como los partidos de la liga de fútbol-  “los deportistas, entrenadores u otros participantes directos en el acontecimiento o actividad deportiva sobre la que se realiza la apuesta y los directivos de las entidades deportivas participantes u organizadoras respecto del acontecimiento o actividad deportiva sobre la que se realiza la apuesta”.

Por su parte, también establece que las apuestas no podrán realizarse desde cuentas asociadas al pago de “planes o programas de ayuda social, o de la ANSES”. Tampoco se podrá apostar en monedas extranjeras.

Votación en la Legislatura

El debate en el recinto estaba pautado ni bien se iniciaba la sesión en el Palacio legislativo porteño. Y aunque todos los legisladores conocían el final de la votación (a partir de la mayoría que tiene el bloque Vamos Juntos), los legisladores dieron sus discursos antes del sufragio. “No creemos que esta medida combata el juego clandestino, sino que termina legalizando algo que ya existe”, indicó Claudio Herrera, del Bloque Peronista y resaltó que “hay un riesgo de que menores de edad puedan acceder a este tipo de juego”. “Hay desalentar este tipo de apuestas, que generan que las personas ni siquiera tengan que salir de su casa y que puedan hacerlo por el tiempo que deseen”, concluyó.

El discurso del resto de los bloques de la oposición siguió en la misma sintonía. “Acá se está votando un proyecto a favor de determinados grupos económicos, mientras que la Legislatura hace como que debate, ustedes ya armaron el negocio”, expresó Gabriel Solano, del FIT-Partido Obrero. “Siempre votamos en contra de todas las iniciativas en relación al juego, advertimos que el juego online tiende a generar una adicción”, agregó María Inés Gorbea, de Evolución.

Unos minutos después, pese al rechazo unánime de los bloques opositores, el presidente de la Legislatura, Diego Santilli, ordenó a los legisladores votar por la reglamentación de la normativa. El resultado fue 34 sufragios a favor y 26 en contra: todos los votos positivos fueron del bloque oficialista.