Con un multitudinario «pañuelazo» miles de mujeres acompañaron la presentación del proyecto de aborto legal

La Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito presentó el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, que el año pasado fue aprobado en la Cámara de Diputados pero fracasó en el Senado.
El proyecto será presentado a las 17.30 en una conferencia de prensa que ofrecerán integrantes de la Campaña en la Cámara de Diputados junto a legisladores nacionales de varios bloques, en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres y, además, al cumplirse 14 años desde la primera presentación de la iniciativa, en 2007. 
La presentación del proyecto estará acompañada por una serie de talleres, que se brindarán de 15.30 a 17.30, tras lo cual se iniciará un «pañuelazo federal» y, luego, se realizará un festival para respaldar la iniciativa.
La decisión de presentar nuevamente el proyecto fue tomada semanas atrás luego del encuentro que mantuvieron integrantes de ese colectivo con legisladores que promueven la legalización del aborto y que el año pasado fueron los principales impulsores de la iniciativa.
La intención de las organizaciones de mujeres y parlamentarios a favor del aborto es reunir el respaldo de más de 70 legisladores para superar el número de apoyos que tuvo en 2018, aunque fuentes parlamentarias consideraron que «no existen muchas expectativas» de que el texto finalmente llegue al recinto en este año electoral.
El debate del aborto dividió el año pasado a los bloques parlamentarios en forma transversal, que incluso no dudaron en identificarse con los pañuelos de cada sector: los verdes a favor de la interrupción del embarazo y los celestes en contra del aborto.
El proyecto, que permite la interrupción del embarazo hasta la semana 14, había sido aprobado el 14 de junio de 2018 por 129 a 125 votos por la Cámara de Diputados pero fue rechazado por el Senado por 38 a 31 votos en la sesión celebrada el 8 de agosto de 2018, en la que su sanción definitiva fracasó.
El texto de la campaña se presentará con algunas modificaciones como la que establece que toda mujer u «otras identidades con capacidad de gestar» tienen derecho a «decidir voluntariamente» y acceder a la interrupción de su embarazo hasta las 14 semanas, inclusive, del proceso gestacional.
Otra de las novedades contempladas en el texto es que no se incluye la objeción de conciencia para los profesionales de la salud, un punto que fue clave en la discusión para garantizar votos a favor de la iniciativa durante su debate en el Congreso.