Comenzó el juicio a una joven detenida por besar a su esposa en la estación Constitución

El mediodía del 2 de octubre de 2017, Mariana Gómez y Rocío Girat se despedían del tren Roca, en la estación Constitución, con un beso y un abrazo. Minutos después, la Policía de la Ciudad detenía a Gómez por, justamente, esa despedida. Mañana comenzará el juicio en el que imputan a la joven por los delitos de “resistencia a la autoridad” y “lesiones graves”.

“Mariana estaba con su esposa, despidiéndose en la estación Constitución. Se estaban despidiendo, y policías de la ciudad agredieron a Mariana”, expresó el abogado Lisandro Teszkiewicz.

El debate oral y público comenzará a desarrollarse mañana a partir de las 9 en el cuarto piso de la sede judicial ubicada en la calle Paraguay 1536, en el barrio porteño de Recoleta. Gómez fue procesada por el «delito de resistencia a la autoridad en concurso real con el de lesiones graves», en un fallo que fue confirmado por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal en marzo del año pasado. 

“Las expresiones de afecto que tuvieron entre ellas molestaron a un empleado de Metrovías y un Policía de la Ciudad, que la agredieron. Mariana está procesada hace un año y medio”, expresó el abogado de la imputada y agregó que “lo que hay que cuestionar es el accionar de la Policía de la Ciudad, no de Mariana. Mariana no lesionó a nadie”.

«Lo que utilizaron para justificar el procesamiento son las declaraciones de los propios policías y de un empleado de Metrovías. Nosotros hemos aportado pericias, filmaciones y testigos. Tenemos la razón y tenemos las pruebas», aseguró.

Días después de la detención, organizaciones sociales llevaron a cabo un “besazo” en la dependencia policial de la estación Boedo del subte E, en repudio a la detención de Gómez.