Cuatro alumnas de una escuela de Flores denunciaron a un preceptor por acoso sexual

Ocurrió en la escuela Comercial N°21. El jueves pasado, cuatro alumnas de la institución se acercaron a una preceptora para explicarle que otro preceptor, Facundo Fameli, las acosaba por Whatsapp. Ante la falta de respuestas de las autoridades, una de las estudiantes decidió subir las conversaciones a las redes sociales y, luego de viralizarse, la Asesora Tutelar actuó de oficio y realizó una denuncia contra Fameli.

El Centro de Estudiante del Comercial N°21 Capitán de Navío Hipólito Bouchard, por su parte, denunció que al menos tres de estos testimonios fueron presentados ante las autoridades escolares el jueves pasado. El preceptor siguió yendo al colegio porque no se lo separó del cargo hasta el lunes. “Tuvimos que verlo a la cara todos sabiendo que estamos todos incómodos con su presencia”, contó Rocío, integrante del Centro. “Repudiamos las acciones de la rectora, porque dijeron que le iban a asignar un cargo menor pero dentro del colegio, sin contacto con el alumnado”, subrayó.

El Ministerio de Educación porteño dijo que el preceptor “ya fue separado de su cargo” y que tanto la directora del colegio del barrio de Flores como la preceptora que habló con las alumnas están sumariadas por no haber actuado con la inmediatez que amerita el tema. 

El caso se conoció el fin de semana, cuando una de las adolescentes acosadas difundió, en su cuenta de Twitter, los mensajes que le enviaba el preceptor Facundo Fameli, en los que le ofrecía no pasarle las faltas a cambio de «merendar» o «dormir» con ella. Antes de que llegue a redes sociales, la estudiante junto a otras tres compañeras quisieron hablar con una autoridad escolar para saber cómo actuar ante el acoso de Fameli. Sin embargo, no tuvieron respuestas. Por eso, la estudiante subió el contenido a la web.

“Me ofrecía ‘ratearme’ a cambio de no me tomar las faltas y a mí me daba vergüenza no contestarle por miedo a que se enojara, porque él es más grande y yo soy chiquita”, agregó la estudiante, tras señalar que Fameli trabaja desde los 19 años en esa escuela y es hijo de una ex vicedirectora de la institución.

“¿Querés mañana escaparte y no entrar? De la falta olvidate, no pasa nada. Y nos encontramos y si querés compro para desayunar algo rico y venimos para casa”. “Es mi sensación o te gusta juguetear, histeriquear un poquito” Esos son algunos de los mensajes que Famelo enviaba a la joven acosada.

Otra de las chicas acosadas indicó que había intercambiado mensajes por Instagram con el denunciado hace un mes atrás y que la invitó a su casa a merendar. «Primero le dije que sí porque quería ver hasta dónde llegaba pero después rechacé su invitación para merendar en su casa a cambio de que me justificara la falta», dijo otra adolescente.

«Los preceptores no tienen que tener teléfono y las redes sociales de las alumnas y este tipo tenía la de todas sus alumnas.», se quejó Judith, madre de otra adolescente del colegio.

A partir de esos mensajes, el Ministerio Público actuó de oficio y radicó la denuncia en la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 30 (especializada en Delitos Informáticos) de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Celsa Ramírez. “Vimos los chats y los audios y entendemos que sí hay un delito, que podría encuadrar en grooming, acoso, abuso, hostigamiento… eso deberá investigarse. Sobre todo porque es una persona que tiene que estar a acargo del cuidado de estas alumnas. Y por todo eso hicimos la denuncia ante el Ministerio Público Fiscal», explicó, al Diario Clarín, Yael Bendel, la titular deldel Ministerio Público Tutelar (MPT) de la Ciudad. 

«Este es un caso claro para tener perspectiva de género y derechos porque en una relación así hay asimetría de poder, porque él es mayor y porque ellas son niñas, son estudiantes que no encontraron la ayuda que esperaban en el mismo colegio», agrega Bendel. 

El MPT envió un oficio también al colegio y a las autoridades de Educación para que informe las medidas tomadas contra el preceptor denunciado. El ministerio de Educación infiormó que ya fue separado del cargo. Y que tanto la directora del colegio del barrio de Flores como la preceptora que habló con las alumnas están sumariadas por no haber actuado con la inmediatez que amerita el tema.