Varias ong refutan al gobierno y afirman que 7.251 personas duermen en la calle

A cuatro días de la muerte por frío de Sergio Zacaríaz a tres cuadras de la Legislatura porteña, las organizaciones sociales que trabajan con la problemática dieron una conferencia de prensa junto a la Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad para dar a conocer los número del censo popular sobre personas en situación de calle. Las organizaciones aseguraron que en 2019 hay 7.251 personas en situación de calle. El gobierno, en cambio, había indicado que esa población era de 1.146.

El censo popular tuvo lugar el 26 de abril de este año. Según indicó el informe, del total de las personas en situación de calle, el 16 por ciento son niños y el 84, adultos. El censo indicó que el 73 por ciento duerme, día a día, en las calles porteñas. Es decir, que 5.270 pasan la noche a la intemperie. El 18 por ciento, por su parte, se quedaba en establecimiento con convenios con el Gobierno de la Ciudad. Y sólo el nueve por ciento (641 personas) duerme en los paradores nocturnos públicos.

Por su parte, el vicejefe del Ejecutvio, Diego Santilli, había dicho que la población de personas en situación de calle había aumentado “un cinco por ciento” e indicó la cifra de 1146 porteños que duermen a la intemperie. Sin embargo, las organizaciones sociales que trabajan en esa problemática remarcaron que que las estadísticas son, en realidad, casi cinco veces más.

El número es absolutamente irrisorio. Cualquier persona que patea la calle ve que se ha triplicado la cantidad de personas a la intemperie”, explicó Jorgelina Di Iorio, censista, integrante de la Asamblea Popular Plaza Dorrego de San Telmo e investigadora del Conicet.

El problema del censo oficial, cuentan las organizaciones, radica en la metodología: mientras que el relevamiento oficial se hace durante una sola noche de abril y en zonas de alta concentración de personas en situación de calle, el de las ONGs dura una semana y abarca a toda la Ciudad, con visitas dobles en cada zona: de mañana y de noche, y durante la semana y en fin de semana.

Pero, ¿de qué se habla cuando se habla de una persona en situación de calle? Hace siete años, la Legislatura porteña sancionó una ley (la 3076) que estipula aquella definición “a todos los hombres o mujeres adultos/as o grupo familiar, sin distinción de género u origen que habiten en la calle o espacios públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en forma transitoria o permanente y/o que utilicen o no la red de alojamiento nocturno”. Es decir, que por ley, la población que utiliza la red de alojamiento transitorio nocturno, ya sean paradores o instituciones sociales, también se consideran como personas en situación de calle.

Críticas de la Auditora General de la Ciudad

La Presidenta de la Auditora General de la Ciudad, Cecilia Segura, aseguró que los paradores nocturnos que ofrece el Gobierno porteño presentan varios “incumplimientos” en su funcionamiento diario. “Los paradores tienen que estar abiertos las 24 horas y no lo cumplen. Tampoco se garantiza que todos puedan entrar, hay cupo”, expresó.

“No dejan entrar a la gente en situación de calle con sus cosas, así que si entran las pueden perder”, agregó.

Problemas con el 108, la línea del gobierno porteño para la asistencia social

En cada mensaje del programa Buenos Aires Presente, las autoridades del gobierno recomiendan que si uno observa a una persona durmiendo en la calle debe comunicarse con la línea 108, la red de asistencia que dispone el gobierno porteño. Sin embargo, distintas personas cuestionaron el servicio de la línea de atención. “Las personas en situación de calle nos piden ir a un parador del gobierno de la Ciudad y a veces no logramos comunicarnos con el 108”, dijo Martín Giovo, de la Red Solidaria. La Fundación, que lidera Juan Carr, organizó que el estadio de River abra sus puerta para contener a las personas en situación de calle.

La ministra de Desarrollo Social porteña, Guadalupe Tagliaferri, indicó -en una entrevista al portal Nueva Ciudad- que hay capacidad de alojamiento en los paradores nocturnos del gobierno porteño. Y agregó: “Me parece importante la participación social y el compromiso de los vecinos. Lo que les pedimos no es solo llamar al 108, sino tratar de convencer a las personas para que no duerman en la calle. El desafío, además de acercar un plato caliente y una frazada, es acercar palabra”.