Un hombre murió de frío en un pasillo del hospital Pirovano

El domingo pasado murió de frío un hombre que había buscado refugio en los pasillos del Hospital Pirovani, en el barrio de Coghlan. En el Pirovano, como en todos los hospitales de la Ciudad, duermen decenas y a veces cientos de personas sin techo que buscan un poco de amparo y usar el baño.

Alrededor de las 22 alguien se dio cuenta de que el hombre estaba inmóvil hacía mucho tiempo, señala el diario Página 12. «Estaba muerto y con rigor mortis», explicó una de los consultados. «Calculan que murió unas diez horas antes. Lo ingresaron a la guardia ya fallecido y fue llevado directo a la morgue», explicó. Tras el fallecimiento, intervino la comisaría 37, mientras que el Poder Judicial quedó a cargo de la autopsia.

«»Es el segundo caso de fallecimiento por hipotermia en la ciudad y el octavo en el país», indica Página 12. La semana pasada se encontró muerto por la misma causa a Sergio Zacariaz, el hombre de 52 años.

Según trabajadores del hospital, que mantienen el anonimato para no ser represaliados, fueron presionados por autoridades porteñas para que no se difundiera este nuevo crimen social en la ciudad más rica del país.

«Para los profesionales de la salud, el fallecido, que por ahora figura como NN, murió en un contexto de hipotermia que, en personas en situación de calle, que suelen tener mala nutrición y arrastrar algunas enfermedades, agravar patologías de base», agrega Página 12.

Según los datos oficiales hay 1.141 personas a la intemperie. Sin embargo, el 2° Censo Popular de Personas en Situación de Calle realizado en abril de este año por el Ministerio Público de la Defensa porteño, la Auditoría General de la Ciudad, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y organizaciones como proyecto 7, la Red Puente y otras afirma que existen 7.251 personas sin techo en la Ciudad, de las cuales 5.412 viven a la intemperie, 870 son niños y niñas y 1600 se encuentran por primera vez en esta situación.

A esto hay que sumar que, el pasado 9 de julio la Policía de la Ciudad impidió  que movimientos sociales instalaran una carpa en el Obelisco para dar alojamiento y comida a quienes lo necesitaran.