Van 11 meses seguidos de caída en la venta de alimentos y productos básicos

El INDEC confirmó una caída interanual de 18,7% en centros de compra y del 13,5% en las góndolas. Ni las paritarias, ni los créditos del Anses ni la moderada baja de la inflación pudieron contrarrestar el peso de la caída de los ingresos y los despidos, y su impacto en el gasto de los hogares. Los números que publicó ayer el Indec muestran once meses seguidos en declive.

En mayo, las ventas en supermercados totalizaron $50.829 millones, lo que implicó un alza anual del 44,7% en términos nominales pero una fuerte caída real del 13,5%. Medida en precios constantes, las compras mermaron 1% contra abril y el retroceso interanual se profundizó 0,9 punto entre un mes y otro. Así, se acentuó la baja de 2019, que ya acumula 12,7% durante los primeros cinco meses.

En cuanto a la evolución de los precios, los que más subieron respecto al mismo mes del año anterior fueron carnes, 67,1%; lácteos, 61,9%; almacén, 56,8% y artículos de limpieza y perfumería, 56,3%.

Por su parte, en los shoppings, hubo suba en perfumería y farmacia, 77,4%; diversión y esparcimiento, 55,1%; ropa y accesorios deportivos, 53,7%; y librería y papelería, 41,6%.

En los supermercados, el derrumbe más pronunciado se dio en las ventas de productos electrónicos y artículos para el hogar, que en términos reales fueron 53% menores a las del mayo de 2018. Otro rubro castigado fue el de frutas y verduras, con una baja del 16%.

En este contexto, las cadenas destruyeron el 3,3% de sus puestos de trabajo durante los últimos doce meses. Además, sus trabajadores perdieron el 13,5% de su poder adquisitivo.

Por otra parte, las compras en autoservicios mayoristas alcanzaron los $8.588 millones en el quinto mes, 45,9% más que un año atrás a precios corrientes pero 13,5% menos a precios constantes. En lo que va de 2019 la baja acumulada es del 14,1%. En este caso, el rubro más perjudicado volvió a ser de las carnes, con un desplome real del 32% interanual, cuyo retroceso también se acelera. Le siguieron panadería (23%) y bebidas (17%). «Preocupa la caída de estos rubros debido a su condición de alimentos, pero no sorprenden las variaciones debido a los elevados aumentos de precios que vienen sufriendo», apuntó LCG.

Un  informe reciente de la consultora Radar, de Paula Español, advirtió que la demanda de los hogares llegará a octubre casi 7% por debajo del nivel de 2015.