Un empresario del espectáculo se quedó con tres edificios históricos del EcoParque

El Ministerio de Economía porteño oficializó, mediante el Boletín Oficial del 25 de julio, la concesión de tres inmuebles del Ecoparque: el Pabellón de las Fieras, las Antiguas Caballerizas y el Aviario. La empresa ganadora fue la única oferente. Además, el Gobierno volvió a insistir en que está vigente el llamado a licitación por 15 años de la Confitería El Águila del Ecoparque, donde actualmente funciona un centro de arte contemporáneo de la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF).

El alquiler de los inmuebles será por los próximos 15 años. Las Antiguas Caballerizas posee 3.500 metros cuadrados, mientras que los otros pabellones cedidos contienen 2.700 (el Pabellón de las Fieras) y el Aviario, 400.

La empresa adjudicataria se llama Ecoparque de Buenos Aires S.A. Según indica el documento, el canon será de 75.000 pesos mensuales. La empresa pertenece a Arturo Rubinstein y Marcelo Figoli, el dueño del Fenix Entertaiment Group, ligado a medios de comunicación como la Rock and Pop y la agencia de noticias NA.

También la ex Confitería El Águila

El Ministerio de Economía y Finanzas de la Ciudad también informó que está vigente la licitación pública para concesionar por 15 años la ex confitería El Águila del Ecoparque del barrio de Palermo, por un canon mensual de $ 265.000.

En ese edificio donde funciona el Centro de Aves y Naturaleza  administrado por la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF). En 2017, el Gobierno de la Ciudad firmó el convenio con la UNTREF para que funcione allí el Centro de Arte Contemporáneo para la Biodiversidad.

Sin embargo en noviembre del año pasado la Dirección de Administración de Bienes y Concesiones del Gobierno porteño firmó una disposición para que la Universidad abandone el edificio de la ex confitería. La UNTREF fue a la Justicia y presentó una medida cautelar que fue aceptada por el juez Guillermo Scheibler, quien concluyó que “si bien la Ley 6011 autorizó al poder Ejecutivo a concesionar diversos espacios del ex Jardín Zoológico, no se advierte de qué modo esta sola circunstancia resultaría necesariamente incompatible con la vigencia del acuerdo oportunamente suscripto”.