Con sobrepeso y obesidad, la mitad de los chicos que va a comedores está malnutrido

Un estudio advirtió que el 52,28% de los niños, niñas y adolescentes de los barrios populares presenta malnutrición, un 3% más que en 2018. La situación se agrava en la franja de 6 a 10 años.

El Indicador Barrial de Situación Nutricional, de la organización Barrios de Pie junto con el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (CESBA), a cargo de la precandidata a legisladora por el Frente de Todos Laura Velasco, confirmó que entre 2018 y 2019 se produjo un grave deterioro de la situación socioeconómica de los hogares más vulnerables. 

Entre marzo y mayo se realizó la medición de talla y peso de 1.138 niños, niñas y adolescentes de 0 a 19 años que asisten a merenderos y comedores comunitarios en doce barrios de la Ciudad de Buenos Aires, lo que permitió realizar la detección precoz de malnutrición.

En los niños y niñas de 6 a 10 años es donde la malnutrición aparece con mayor impacto, en un 56,10% de casos.

Sobre un total de 1.031 menores, según el IMC, el 52,28%, se encuentran en alguna de las variantes de malnutrición, destacando la preeminencia de los indicadores por exceso, sobrepeso 24,64% y obesidad 26,19% que superan significativamente al indicador por déficit alimentario, ya que en bajo peso se encontró un 1,45% de los niños.

Además, el análisis arrojó que en los niños y niñas de 6 a 10 años es donde la malnutrición aparece con mayor impacto, en un 56,10% de casos, mientras que en los lactantes de 0 a 2 años, se trata del 36,45%. Los números indican que los niños reciben una alimentación inadecuada. 

«En un contexto de creciente pobreza e indigencia, estas cifras ponen en evidencia la preocupante vulnerabilidad nutricional en la que se encuentra la población infantil de los barrios humildes de nuestra Ciudad», aseguró Velasco.

Y agregó: «Nuestra niñez está en riesgo, niños, niñas y adolescentes ven afectada su talla de crecimiento por falta de nutrientes, están expuestos a enfermedades como la diabetes infantil, llegan con desventaja a la escuela por no estar bien alimentados. La malnutrición infantil está limitando el crecimiento y desarrollo integral tanto físico como psicosocial, deteriorando la calidad de vida de nuestros niños».

Se midió la talla y peso de 1.138 niños, niñas y adolescentes de 0 a 19 años que asisten a merenderos y comedores comunitarios en doce barrios de la Ciudad.