Apuestan a la vegetación nativa para proteger la biodiversidad de aves e insectos en el centro porteño

Jacarandá, lapachos, sauces, tipas o salvias son parte de la vegetación elegida para intervenir los diferentes espacios verdes de la ciudad de Buenos Aires y lograr que el centro porteño recupere la biodiversidad de especies de aves e insectos, informaron los paisajistas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

«Más allá de embellecer la ciudad y crear superficie verde en lugares hostiles, el paisajismo trabaja en la incorporación paulatina de especies nativas que a pesar de no ser tan ornamentales como las exóticas, atraen desde el cordón sur hacia el centro biodiversidad de aves e insectos y requieren menor mantenimiento«, contó a Télam Maricel Meneghini, paisajista del Gobierno de la Ciudad.

Macetas ornamentales colgantes con vegetación floral en las calles semipeatonales del microcentro y canteros que decoran con Agapanthus (flor del amor) la extensión de los Metrobus del Bajo y 9 de Julio aportan al nuevo paisaje de la ciudad.

A la vez, variedades de Pennisetum latifolium (cola de zorro), Ophiopogon (césped mondo), Formios (lino de Nueva Zelanda) y Dietes (lirio africano) en el cantero central ubicado sobre la avenida Corrientes, que inundan de «plumerillos» la calle ícono de la ciudad de Buenos Aires, le dan el color de vegetación autóctona a las postales porteñas. 

Meneghini explicó que no solo trabaja con el concepto de paisajismo en plazas o parques: también se busca llevar más espacios verdes a avenidas, zonas peatonales, veredas, espacios baldíos, plazas de proximidad, terrazas y terrenos de herencia vacante.

«Cada proyecto se crea a partir de un estudio realizado por el equipo de trabajo que cuenta con arquitectos, paisajistas, con la colaboración también de regeneración urbana, alumbrado y pluviales. Entre todos armamos un concepto y diseño a partir de las propias necesidades de cada lugar», remarcó la paisajista.

En este sentido, agregó que la inspiración de los proyectos no deja de lado la impronta del reconocido paisajista francés Carlos Thays, quien diseñó muchos de espacios al aire libre que le otorgan un sello único a Buenos Aires: «Seguimos su línea de trabajo que es mucho más orgánica que estructural».

Algunos de los lugares que fueron intervenidos dentro de la urbe para que los ciudadanos tengan un espacio donde realizar acciones relacionadas con la recreación, el descanso y el intercambio social son: Parque Las Heras, Playa Ferroviaria, el Parque lineal que se encuentra junto a la Facultad de Derecho de la UBA, Plaza de Mayo, el Parque de La Floralis y los canteros frente al Planetario. También, las veredas de la Facultad de Derecho y TV Pública.

La elección de la vegetación está sujeta al área de intervención, dimensiones del proyecto, requerimientos, entorno y asolamiento. Y los lugares en los que se trabaja se eligen priorizando, en todo momento, aportar verde en sectores donde es escaso.

Aunque los profesionales consultados aseguran que resulta casi imposible determinar la cantidad de plantas usadas en cada proyecto, la página de Ambiente y Espacio público del gobierno de la Ciudad detalla por ejemplo que  una de las atracciones preferida de vecinos y turistas, el enorme el jardín vertical tipo hidropónico ubicado frente al Obelisco que mide 6,50 metros de altura, cuenta con 6.300 plantas mezcla de especies herbáceas ornamentales y plantas colgantes, con tallos y hojas vistosas, de la gama de los verdes y morados.

También se utilizan plantas de tipo exóticas que están bien adaptadas para su función ornamental, crecimiento y desarrollo en el contexto urbano.

Entre las especies elegidas se encuentran, además de las mencionadas, Clivias, Hemerocalis (lirio de la mañana), Salvia procurrens (salvia rastrera), Tradescantia (Purpurina), sisyrinchun (Ñuño) y Arbustos como Euryops (Margarita amarilla) y Buxus (boj).

Algunas de las plantas nativas que se están incorporando desde las ecorregiones de Buenos Aires a distintos proyectos son Lantana Montevidensis (lantana amarilla), Nasella (stipa) y Salvia Guaranítica (salvia).

«Accesibilidad, solado drenante y espacios de buena absorción, son algunos de los conceptos primordiales a la hora de comenzar a pensar un proyecto», dijo la arquitecta Celeste Ferman, coordinadora de proyectos. Y agregó: «Se trabaja sobre qué queremos generar, qué especies hay, qué época es y el entorno de cada lugar».

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público trabaja actualmente en los siguientes proyectos: Parque Estación Buenos Aires, Ecoparque, Floralis , estación Sáenz , la segunda etapa de playa ferroviaria y veredas de IBM.