Rodríguez Larreta pretende cambiar el soterramiento del Sarmiento por un viaducto de Caballito a Villa Luro

Las megaobra del soterramiento se frenó por falta de recursos en el verano y desde entonces está paralizada.

El jefe de Gobierno porteño confirmó que «en un mes y medio» estará definido el proyecto para abandonar el soterramiento y construir un viaducto para la línea Sarmiento, similar a los e las líneas MItre y San Martín. El tramo elevado iría de Caballito a Villa Luro para «que se terminen las barreras». Las obras podrían quedar a cargo de la Ciudad.

«Los mismos ingenieros que hicieron el viaducto Mitre están estudiando cuál es el mejor camino para el Sarmiento (si continuar el soterramiento o hacerlo por viaducto). En un mes y medio vamos a tener la propuesta final«, explicó Larreta en una transmisión online emitida la semana pasada a través de sus redes sociales.

Según el portal especializado en elsubte.com, «sugestivamente, la SOFSE publicó en los últimos días una licitación para la construcción de un andén provisorio para una nueva estación a la altura de la avenida Nazca. Esto, se especula, estaría vinculado a la necesidad de cortar el servicio para dar paso a las obras del viaducto, aunque de momento no está confirmado».

Rodrígues Larreta se comprometió a «que se terminen las barreras del Sarmiento», en el marco de lo que definió como «la gran obra que viene en los próximos cuatro años». El soterramiento, de hecho, está frenado desde el verano, cuando finalizó la excavación de 7 km de túneles entre Haedo y Villa Luro.

El viaducto –que abarcaría el tramo de Caballito a Villa Luro– es una obra varias veces más económica que el túnel y sería ejecutada por el Gobierno de la Ciudad en lugar del nacional. Hasta ahora, cabe recordar, los trabajos habían sido financiados íntegramente por el Tesoro.

El viaducto también permitiría subsanar uno de los aspectos más cuestionado del proyecto del túnel: el hecho de contar sólo con dos vías. La elevación permitiría contar con tres o cuatro vías, como se hizo en el viaducto del San Martín. Sin embargo, esto no evitaría el cuello de botella al llegar al túnel ya construido entre Villa Luro y Haedo.

Pero por otra parte, el viaducto presenta algunos desafíos. El primero de ellos en el aspecto técnico, ya que de materializarse la línea Sarmiento pasaría a tener tramos en trinchera, en viaducto, en túnel y a nivel. Otro escollo no menor es la oposición de las empresas adjudicatarias de la obra actual, que se verían perjudicadas al perder un suculento contrato en favor de una obra de menor cuantía. La italiana Ghella, una de las integrantes del consorcio a cargo de la obra, ya dejó trascender su oposición.

Fuente: enelsubte.com