Día del Maestro: ¿es feriado?

Como todos los años, cuando el calendario marca el 11 de septiembre, surgen varias preguntas en las casas porteñas: ¿es feriado el Día del Maestro? ¿No hay clases? En Diario Z aclaramos la confusión: la festividad -homenaje a Domingo Faustino Sarmiento- no es un feriado nacional, pero al ser un día conmemorativo no hay clases tanto en los jardines como en las escuelas y colegios primarios. A nivel secundario, en cambio, el asueto no es uniforme, la decisión corre por cuenta de cada establecimiento educativo.

En 1943, en la Conferencia Interamericana de Educación -celebrada en Panamá- se consideró que destacar un día como “un reconocimiento a todas aquellas personas que ejercen la enseñanza como un trabajo habitual”. El objetivo de esta celebración era que los alumnos y todo ciudadano le de “un valor especial a la profesión que realizan con todo compromiso quienes educan a los demás”.

En Argentina, por caso, la elección del día se dio en homenaje a Domingo Faustino Sarmiento, quien falleció el 11 de septiembre 1888. Presidente de la Nación Argentina entre los años 1868 y 1874, Sarmiento decretó la Ley de enseñanza obligatoria primaria y luego, consiguió triplicar la población escolar (de lo que eran treinta mil, pasaron a ser cien mil alumnos).

Recorte presupuestario

Pero si bien mañana es un día festivo, los docentes porteños tienen más para reclamar que para festejar. En marzo, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta le propuso a los maestros un aumento del 23 por ciento (9% en marzo 7% en julio y 7% en septiembre): Eduardo López, de la Unión de Trabajadores de Educación (UTE) aseguró que “la inflación anual del 2018 difundida con el IPC-Ciudad fue del 48,6 por ciento mientras que el aumento salarial otorgado unilateralmente por Rodríguez Larreta fue de 35 por ciento”.

Además, los maestros denunciaron el recorte a los comedores escolares. Este año, el presupuesto de la Ciudad fue de 3.636 millones de pesos, un 31 por ciento más que en 2018. Sin embargo, si se tiene en cuenta la inflación, el área sufrió un fuerte recorte en términos reales. “Para los funcionarios que piensan que todo es mercancía, es lo normal. Para nosotros no. Para poder estudiar hay que comer y nosotros, aunque nos castiguen, no vamos a quitarle un plato a un chico”, indicó López a Diario Z.

En ese línea, el gremio docente CTERA organizará, mañana, actividades culturales, recreativas y artísticas en las que se sumarán niñas, niños y familias para denunciar la pobreza y exigir por la emergencia alimentaria. La cita será en Avenida de Mayo y Perú, frente al Cabildo.

“Hablar de infancias cuando el 50 por ciento de las pibas y los pibes de la Argentina son pobres, cuando en una misma semana aumentó en un 30 por ciento la asistencia a los comedores es hablar de un tema que es parte de la defensa de la educación pública como derecho social”, explicó Sonia Alesso, secretaria gremial de CTERA.