El defensor oficial pidió informes sobre la cantidad y calidad de la comida que el gobierno envía a las escuelas

Luego de que la Legislatura porteña trabó la sesión sobre la emergencia alimentaria, la Defensa Pública de la Ciudad, órgano dependiente del Ministerio Público de la Defensa, solicitó al Ministerio de Educación porteño -que comanda Soledad Acuña- un informe sobre la situación de los comedores escolares. Entre los distintos casos que enunciaron, reclamaron que a los niños le reemplazaron el pollo por medallones y se redujo el tamaño de los sandwiches.

La Defensoría requirió información sobre el presupuesto para 2018 y 2019 en la partida destinada a los comedores escolares. El defensor Ramiro Dos Santos Freire pidió que se le remita copia de los pliegos referidos a la contratación de los servicios de alimentación y que se informen los datos de las empresas que proveen las viandas, así como la zona que tienen asignada.

Además pidieron que haya una certificación de la modificación del menú para los menúes escolares: por caso un medallón de pollo en vez de un cuarto de pollo.

El defensor requirió además información sobre la matrícula total de personas que asiste a escuelas estatales (identificadas por nivel y modalidad de estudio); la cantidad y datos de los establecimientos que sirven desayuno, almuerzo, refrigerio y/o cena; el valor actual de las raciones; y la cantidad de nutricionistas, técnicos verificadores o controladores con los que cuenta la Dirección General de Servicios a Escuelas.

Viandas escolares en mal estado

Días atrás los alumnos y alumnas de la escuela pública Francisco de Vitoria -del barrio de Villa Crespo- almorzaron en el comedor del colegio con las viandas que destina el Gobierno de la Ciudad. El menú, ese mediodía, era pizza. Cuando los chicos terminaron de comer, empezaron con vómitos, náuseas y dolor de cabeza. Los propios padres del Francisco de Vitoria aseguraron que 30 chicos se intoxicaron y, varios terminaron internados en los hospitales Fernández y Durán.

“La intoxicación de 30 niños y niñas es parte del desprecio del gobierno por la escuela pública y sus estudiantes”, contó, a Diario Z, Eduardo López, secretario gremial de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE). Y agregó: “Venimos denunciando que el recorte presupuestario de Rodríguez Larreta en Educación. Esto se traduce en falta de vacantes y menos vianda. Pero, además, hay que agregarle la crisis socioeconómica, donde cada vez más pibes no tienen para comer”.

Pero el caso del Francisco de Victoria pareciera no ser una excepción. El secretario de UTE denunció que el gobierno porteño ofreció al Distrito Escolar 11 un menú escueto: un sandwich de queso -una sola feta- con una mini barra de cereal.

“Tiempo atrás, ese menú eran el mismo sandwich pero con dos fetas de jamón y dos de queso, además de una manzana y un postrecito”, dijo López.

Presupuesto

Tal como explicó este diario, la reducción de las raciones para los comedores escolares cambió, significativamente, de un año a otro. Así lo explicó la directora del Banco Ciudad, Claudia Neira. “En 2019 el presupuesto destinado a comedores escolares es de 3.636 millones de pesos, un 31 por ciento más que en 2018. Sin embargo, si se tiene en cuenta la inflación, el área sufrió un fuerte recorte en términos reales”.

“Este año bajó un 6 por ciento la cantidad de raciones: son 5.330.239 raciones menos que en 2018. Además, el presupuesto en pesos solo aumentó un 31 por ciento, es decir, casi la mitad de la inflación de alimentos, que fue del 53 por ciento. Es decir que en un momento de crisis socioeconómica, el gobierno porteño decide darle menos comida a los chicos”, había analizó en una reciente entrevista.