Legislatura: buscan prohibir el uso del cigarrillo electrónico en espacios cerrados

La ciudad de Buenos Aires podría prohibir el uso de los cigarrillos electrónicos en todos los espacios cerrados con acceso público. La iniciativa, que ingresó ayer a la mesa de entrada de la Legislatura, pretende impedir la la comercialización y publicidad de los denominados cigarrillos electrónicos en el sector público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Estamos incorporando esta modalidad a la legislación que ya prohibe fumar en diversos espacios, al tiempo que prohibe la publicidad. Son demasiadas las voces que se alzan en contra”, señaló el legislador Sergio Abrebaya.

El proyecto recuerda que la ANMAT rechazó la “comercialización y prohíbe su utilización y promoción por considerarlo nocivo para la salud” mientras que «su consumo está en auge a causa del vacío legal«.

“La mayor oferta se hace a través de redes sociales, especialmente Instagram y grupos de Whatsapp. El rechazo y la prohibición ocurre debido a las escasas evidencias sobre su eficacia como mecanismo para dejar de fumar y su seguridad en el uso a largo plazo”, destacó Abrevaya.

Una tendencia mundial

La iniciativa porteña no es la única que mira con alerta las consecuencias de salud del uso del cigarrillo electrónico o vaporizador. Se ha prhobido el uso en países como Canadá, Nueva Zelanda, Brasil, Uruguay, Colombia y México. si avanza un proyecto de ley presentado en la Legislatura.

La Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes informó que el 7,1 por ciento de los adolescentes de entre 13 y 15 años consume cigarrillo electrónico y el 14,4 por ciento de los estudiantes algunos vez los probó en el país.

La Directora Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj, dijo que «si bien es cierto que tanto el consumo de tabaco como la exposición al humo de tabaco en lugares públicos muestran tendencias decrecientes en el tiempo respecto de ediciones anteriores, el consumo sigue siendo alto». En cuanto al acceso y la disponibilidad por parte de los jóvenes, se informó que a aproximadamente 8 de cada 10 no se les impidió la compra debido a su edad.