Conciliación obligatoria: levantaron el paro en la línea 60

Poco antes de la medianoche, una asamblea de trabajadores de la Linea 60 decidió acatar la conciliación obligatoria decidida por el Ministerio de Trabajo y suspender el paro por tiempo indeterminado que habían votado a la tarde en protesta por la decisión de reducir la cantidad de ramales.

Esteban Simonetta, delegado de la 60, explicó que “se suspendió el paro luego que el Ministerio de Trabajo dictara la conciliación obligatoria pasadas las 22 de ayer”. Luego aseguró: “Veremos ahora si abren la mesa de diálogo para que el Ministerio de Transporte revierta la decisión”.

El cuerpo de delegados de los choferes de la línea 60 de colectivos había decidido el jueves a la tarde «un paro general total» de todos los servicios en rechazo de «la política de desguace patronal a partir de la división de las cabeceras, la eliminación de ramales y el recorte de servicios«.

Un comunicado de los representantes de base aseguró que «el gobierno de Mauricio Macri, que ya se va, no tuvo empacho en destruir la industria nacional y endeudar el país y, ahora, procura partir en dos a la línea 60, cambiar sus colores y condenar a los pasajeros a abonar dos boletos, todo en contra del usuario y a favor del Grupo Dota«.

«La totalidad de esas medidas apunta en contra del público usuario y a favor de la patronal Dota, el monopolio más poderoso del transporte», puntualizaron los delegados.

También explicaron que ante «tamaña decisión empresaria y, en defensa de los puestos laborales», el cuerpo de representantes de base decidió esta tarde «la paralización total de los servicios de la línea por tiempo indeterminado, es decir, hasta que se obtengan soluciones frente a esas políticas y estrategias de desguace», indicó el documento. Además, los trabajadores determinaron el estado de «asamblea permanente».

La línea 60 une los municipios bonaerenses de Tigre, Escobar y San Isidro con el barrio porteño de Barracas, y decidió reducir sus recorridos a ocho, es decir, 11 menos de los 19 originales, para «adecuar las prestaciones a las necesidades del sistema de transporte público», según la Resolución 152/19 publicada hoy en el Boletín Oficial.

La medida fue dispuesta por el Ministerio de Transporte, que sostuvo que es «innecesario» que lleguen todos los ramales hacia Barracas por «su baja carga en el tramo Plaza Italia-Constitución», y determinó «la reestructuración de la propuesta de Monsa (Micro Omnibus Norte Sociedad Anónima) para adecuarla al diseño y necesidades del sistema».

Así, se eliminarán tres ramales y se fusionarán otros para que queden un total de ocho, de los cuales cuatro llegarán hasta Escobar, tres hasta Tigre y uno hasta San Isidro.

El A, entre San Isidro y Barracas, y el H, Barracas-Rincón de Milberg, serán los únicos que continuarán pasando por Constitución, mientras que el G saldrá y terminará en Plaza Italia.