La Justicia autorizó el proyecto inmobiliario del Palacio Roccatagliata en Coghlan

La obra en construcción, emplazada en la esquina de Balbín y Roosevelt, podrá finalmente continuar, luego del fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires (TSJ), que resolvió denegar el recurso planteado por Gustavo Vera, ex legislador de la Ciudad, y actual director de la Fundación La Alameda.

Con cuatro votos a favor, incluido el de la jueza Inés María Weinberg, presidente del TSJ, se resolvió no conceder el recurso que había solicitado Vera para que el caso sea tratado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Por lo que el fallo queda firme, al haber llegado a la última instancia.

El proyecto se anunció en 2011 y, desde entonces, estuvo plagado de polémicas. En primer momento un grupo de vecinos, preocupados por el destino de la casona de principios del siglo XX, lograron que la Legislatura porteña aprobara, en 2013, la ley 4687, que le otorgó resguardo a la Villa Roccatagliata. Pero la norma ponía foco en el “edificio”, es decir, en la estructura emplazada en el predio, que abarca casi media manzana. Por lo que dio vía libre a la construcción en los alrededores del palacio.

En 2016, el entonces legislador Vera requirió una acción de amparo contra el avance de la construcción. Se cuestionaban los permisos que el Gobierno de la Ciudad había otorgado para tal obra. Entre sus argumentos se destacaban que, más allá de la cuestión patrimonial, ocupaba el pulmón de manzana y tenía el doble de la altura permitida. En primera instancia la Justicia dio lugar al reclamo y declaró la nulidad del registro y aprobación de los planos. Así, en 2017 la obra fue paralizada.

Los damnificados: propietarios y vecinos

Este caso ha involucrado a dos partes que se han visto y sentido perjudicadas. Por un lado, están los compradores de los departamentos, que esperaban poder ocupar las viviendas en 2018. Muchos ya habían finalizado de abonar las cuotas, pero no pudieron hacer usufructo de su nueva propiedad.

Por el otro lado, los vecinos. Sus reclamos originales fueron finalmente desestimados. En un comunicado difundido en las redes, la agrupación VecinosXRoccatagliata manifestó estar “sorprendidos ante la decisión del Tribunal Superior de Justicia”, y solicitan que se finalice con la altura actual.

El proyecto original, tal como está planteado en la actualidad consiste en dos torres, una de 13 pisos y otra de 27. Actualmente ambas torres alcanzaron el piso 12. “Sumar 15 pisos más sobre la calle Zapiola, transformará al predio de la Villa Roccatagliata en un monumento a la prepotencia inmobiliaria”, concluyen los vecinos.