Alquileres: la Defensoría pidió que se declare la emergencia habitacional

La Defensoría del Pueblo, a cargo de Alejandro Amor, pidió a la Legislatura porteña que se declare la “emergencia habitacional” en la Ciudad por el término de dos años. El organismo presentó un proyecto de ley que suspende los desalojos y crea una mesa de trabajo done se evaluaría el modo de terminar con la crisis habitacional.

El defensor Alejandro Amor propone suspender por dos años los desalojos para quienes vivan en inmuebles del Estado.

El proyecto establece que durante dos años se suspendan los desalojos en todos los inmuebles que pertenecen al Gobierno de la Ciudad y el Estado Nacional que sean utilizados con el único fin de vivienda por grupos familiares o personas que viven en la calle.

El Defensor del Pueblo se refiere a quienes viven en situaciones de hacinamiento o en viviendas que están en conflicto judicial por parte de quienes son los titulares de los inmuebles. Para Amor, «lo que está en juego es el derecho a la vivienda de miles de personas que como consecuencia de las sucesivas crisis económicas perdieron sus trabajos formales, pasaron a la informalidad o directamente no tienen empleo».

Además de suspender los desalojos administrativos y/o judiciales por el término de un año de propiedades ubicadas en la Ciudad, Amor propone el traspaso de los trámites de desalojo al fuero porteño; la participación obligatoria del Gobierno porteño en todas las subastas judiciales de inmuebles y la modificación del fondo “hábitat sustentable” y creación del programa de alojamiento transitorio directo a familias en situación de calle.

Además prevé la creación de la “Mesa de gestión y planeamiento multidisciplinaria y participativa para el abordaje de la emergencia habitacional” que deberá elaborar un diagnóstico y formular propuestas que faciliten el acceso a la vivienda.

En los fundamentos de la medida, la Defensoría explicó que “hay una carencia de vivienda por la cual atraviesa gran parte de los habitantes de la Ciudad, llegando incluso a registrarse que numerosas personas y grupos familiares se encuentran en situación de calle” y concluyeron señalando que “la carencia de vivienda ha motivado distintas formas de ocupación irregular de inmuebles y espacios que originalmente no estaban destinados a vivienda”.