Teatro Cervantes: algunos intelectuales reclaman que Tantanian siga al frente pero los trabajadores, de paro, cuestionan su gestión

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z.

Una carta firmada por prestigiosos intelectuales y artistas pide que Alejandro Tantanian continúe al frente del Teatro Cervantes. Un comunicado de los trabajadores, que están de paro, impugna severamente su gestión. Opinan Rolo Cagnetta, secretario general de la Junta Interna, y el dramaturgo y actor Rafael Spregelburd.

“Desde la última reunión que tuvimos con las autoridades, no volvimos a tener ningún tipo de diálogo, nos manifestaron que con ATE estaba todo cerrado, sin posibilidad de conversar”, explicó a Diario Z Rolo Cagnetta, secretario general de la Junta Interna ATE del Cervantes, el teatro que atraviesa un tenso conflicto que parece no encontrar cauce de solución, con los trabajadores en asamblea permanente y todas las obras en cartel suspendidas hasta nuevo aviso, mientras un grupo de prestigiosos artistas e intelectuales hizo circular una carta de apoyo a la continuidad del actual director, Alejandro Tantanian. 

La última reunión que los delegados sindicales mantuvieron con Tantanian no terminó de la mejor manera. La situación puertas adentro del teatro se había mantenido relativamente estable hasta el 30 de octubre, cuando culminó el plazo de la conciliación obligatoria dictada por la secretaría de Trabajo. Cagnetta resumió los reclamos en cuatro puntos centrales: “Comunicación real con las y los trabajadores del teatro, equiparación salarial, mejora en las condiciones de trabajo y renovación de todos los contratos para el 2020”.

Sin respuesta por parte de las autoridades, desde entonces el conflicto escaló de nivel e incluyó un nuevo capítulo con la respuesta del sindicato a la misiva de apoyo al director firmada por Rafael Spregelburd, Beatriz Sarlo, León Gieco y Julieta Venegas, entre otros, quienes expresaron que “en el marco del evidente retroceso en materia de desarrollo cultural durante la gestión de Cambiemos, queremos manifestar nuestra valorización y respaldo al trabajo desarrollado por las autoridades del Teatro Nacional Cervantes durante el período 2017-2019 y resaltar la profunda renovación que han llevado adelante”. 

Consultado por Diario Z, Spregelburd aclaró que la carta se hizo circular antes de que estallara el conflicto y que la reacción de los empleados del teatro fue posterior. “La carta es para apoyar la gestión de Tantanian porque su continuidad no está garantizada, y creemos que tuvo muchos logros en lo artístico”, enfatizó. Al mismo tiempo, el actor y director remarcó que el “conflicto con el sindicato es de larga data, y es absolutamente cierto y correcto lo que plantean del tema salarial, pero por un lado está lo de la programación artística, y por el otro el reclamo por la actualización de los salarios, que también apoyamos. Tantanian no es el dueño del presupuesto del Teatro, sino Cultura Nación”.

“Los sueldos del teatro no se actualizaron, esto es una realidad, aunque lo raro acá es que el teatro venía funcionando muy bien y a muy poco tiempo del cambio de gobierno deciden hacer esto (en relación al paro)”, agregó Spregelburd, quien dirigió en el Cervantes su obra La Terquedad, uno de los mayores éxitos teatrales de 2017. “Parece raro que esto haya detonado después de que manifestamos nuestro apoyo a la gestión artística de Tantanian, ninguno de nosotros dijo nada en la carta acerca de la cuestión salarial, ni cómo deben organizarse las jerarquías en el teatro”, insistió. 

Spregelburd se refiere al comunicado difundido por la Junta Interna, con el que los trabajadores buscan refutar los “logros” obtenidos, y festejados en la misiva de apoyo, por la gestión de la actual dirección. Allí acusan a Tantanian de haber hecho una buena campaña de marketing sin resultados concretos, “desvalorizando la capacidad del personal en todas su áreas puertas adentro”, ya que -aseguran desde el sindicato- no es “real que haya aumentado el volumen de público asistente” ni “ampliado la franja etaria”. Además indican que muchos de los programas que se destacan de su gestión ya existían previamente y sólo cambiaron de nombre, mientras que otros, como “El Cervantes por los caminos” y “El Cervantes por los sindicatos”, fueron dados de baja. 

“Sinceramente el período transcurrido para el personal de este teatro dista mucho del oasis que la circular describe, más bien en muchas ocasiones  ha sido caótico a nivel organizativo”, continúa el comunicado, que además hace hincapié en que el director “no ha acompañado ninguno de los reclamos solicitados por el personal en pos de algún incremento salarial que permita soslayar la pérdida del poder adquisitivo que los trabajadores de este Teatro han sufrido durante estos años y sí ha conformado una estructura con nombramientos en roles cuyas funciones eran cumplimentadas por el personal existente y dichos cargos, en muchos casos, fueron asignados con sueldos que superan ampliamente el de los empleados que las cumplían desde siempre”. 

Este punto es clave en las negociaciones que llevan a cabo para destrabar el conflicto, ya que la Junta Interna denunció que hay unas 50 personas en el gabinete de dirección que cobran salarios por encima de la media, mientras del otro lado, “se han duplicado funciones de compañerxs de planta permanente concursados en los años 2013/15 con sueldos mucho mayores a los establecidos en nuestro Convenio Colectivo de Trabajo. No se han recategorizado a quienes con mismas tareas cobran diferentes salarios, la remuneración de algunxs companerxs no se corresponde a las responsabilidades que ejercen, está pendiente la renovación de contratos para 2020 con la amenaza de despidos, no hubo respuesta favorable para la problemática salarial, entre muchas otras”. 

Los trabajadores celebraron la culminación de las refacciones de la histórica fachada del edificio, ubicado en Libertad y Córdoba, pero al mismo tiempo reportaron que en el “tercer subsuelo está inundado de aguas servidas porque se han roto las bombas cloacales, espacios de trabajo sin reacondicionamiento y con riesgos para la salud y la seguridad de lxs trabajadorxs, como así también del público del único Teatro Nacional del país”.