Reabrió en Recoleta el Museo del Holocausto

El Museo del Holocausto de Buenos Aires reabrió hoy sus puertas con un edificio renovado y nueva muestra, que incluye objetos que pertenecieron a sobrevivientes del exterminio nazi reunidos gracias a donaciones por 4,5 millones de dólares de familias, empresas y el programa de Mecenazgo del Gobierno porteño.

El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y otras autoridades en la inauguración.

Situado en Montevideo 919 del barrio porteño de Recoleta, donde funcionaba una antigua usina eléctrica, el museo «promueve el aprendizaje sobre el Holocausto con el fin de estimular comportamientos humanitarios, la convivencia democrática y la defensa de los derechos humanos», señalaron las autoridades del lugar.

Y continuaron: «Este espacio busca honrar la memoria de las víctimas, divulgar el testimonio de los sobrevivientes y la historia de quienes rescataron a los perseguidos, así como generar un archivo patrimonial y documental».

«Es un día muy importante en la historia del Museo del Holocausto de Buenos Aires. Para todos los que formamos parte, es un orgullo reinaugurarlo», afirmó su presidente, Marcelo Mindlin.

Mindlin precisó que recibieron donaciones por «4,5 millones de dólares para renovar la muestra y la sede histórica del museo. Hemos realizado este proyecto en un tiempo récord de dos años, gracias a un gran equipo de profesionales que trabajó con mucho esfuerzo y dedicación», destacó.

La exhibición permanente posee 1.554 metros cuadrados y fue montada por un equipo interdisciplinario conformado por sobrevivientes, historiadores, museólogos, educadores, arquitectos, técnicos multimediales y diseñadores gráficos, que junto a un nutrido equipo de voluntarios desarrolló los contenidos.

«La nueva muestra cuenta con herramientas pedagógicas y tecnológicas de última generación y está a la altura de los museos más modernos del mundo. Además, tiene testimonios interactivos de sobrevivientes en primera persona y espacios sensoriales, mapas y líneas cronológicas temporales», detalló Mindlin.

Mindlin adelantó además que «dos pisos del edificio serán dados en comodato gratuito a la Fundación Tzedaká, institución de gran trayectoria en la ayuda social, para el funcionamiento de las oficinas administrativas y el Programa de Ayuda a Sobrevivientes«.

«Nuestra misión seguirá orientada a fortalecer la educación y la memoria de la Shoá, en un museo de nivel internacional, diseñado para recibir a las nuevas generaciones», concluyó Mindlin.

Mientras se realizó la obra, el museo siguió con sus actividades habituales e inauguró una muestra temporaria en el Seminario Rabínico Latinoamericano, llamada «Reflexiones sobre la Shoá».

Asimismo, durante este año una versión itinerante recorrió Salta, Santiago del Estero, Tucumán, Mar del Plata, San Juan, La Plata y Córdoba.

Finalmente, el jueves de 13 a 19 se realizará el Museo Abierto, una oportunidad para que quienes lo deseen puedan recorrer la nueva muestra.

La actividad es con inscripción previa y cupo limitado a través de www.museodelholocausto.org.ar.