Sigue el paro de los residentes en los hospitales por la anulación del nuevo régimen de residencias

El paro de residentes y concurrentes siguió durante todo el fin de semana y esta mañana se concentrarán en la sede de Jefatura de Gobierno. Quieren que se retrotraiga el nuevo régimen de residencias, votado el jueves exclusivamente por Cambiemos -Evolución se abstuvo- entre gases lacrimógenos y legisladores impedidos de entrar a la sesión por la policía .

«Ayer decidimos en asamblea general de todos los residentes y concurrentes de la Ciudad que continuaremos con el paro pero sin cubrir guardias del fin de semana, algo inédito en el distrito, y el lunes seguiremos con la medida y realizaremos asambleas en los hospitales hasta el mediodía cuando nos movilizaremos a jefatura de Gobierno para pedir que se derogue la ley», dijo a Télam la jefa de residentes de pediatría del Hospital Durand, Bárbara Rodríguez. La médica señaló que hace diez días «el Ejecutivo confeccionó y se apuró para aprobar el jueves la ley 2862-D-2019 sin la participación de ninguno de los trabajadores concurrentes y residentes, que sostenemos más de la mitad del sistema de salud público».

Se calcula que hay cerca de 4.000 residentes y 1.500 concurrentes que trabajan en hospitales públicos de la Ciudad y los sueldos de algunos jefes de residentes no superan los 40.000 pesos mensuales. Los residentes cuestionan, entre varios puntos, «la legalización de jornadas laborales extenuantes, que pueden superar las 60 horas semanales» y el «sostenimiento del régimen de concurrentes»; es decir, médicos que cumplen las mismas tareas que los residentes, pero sin remuneración.

Por otra parte, un comunicado la Asociación de Médicos Municipales confirma que no fueron consultados antes de la sanción de la ley y en realción a declaraciones de la ministra Ana María Bou Pérez afirman “negamos por mendaces las afirmaciones de la señora ministra de Salud del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires de que la misma tenía el consenso de esta entidad gremial«. 

Dicen que advirtieron que la la ley “encubría una disminución de derechos adquiridos” por parte de los residentes y aprobaron la posición tomada por sus representantes ante los legisladores de las comisiones de Salud y Trabajo de que “debía postergarse el tratamiento de dicha ley». 

La Confederación Médica de la República Argentina (COMRA) también manifestó en un comunicado su «enérgico repudio a los hechos de violencia sufridos por los profesionales de la salud, médicos residentes y concurrentes», solicitó el veto a la ley y propuso armar «un nuevo proyecto con participación de todas las partes involucradas o dejar vigente ley anterior».