Es crítica la falta de vacantes en el nivel inicial

La seccional porteña del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) calificó hoy como “crítica” la situación de “las vacantes educativas de nivel inicial” y señaló que ello “no se resolverá construyendo una escuela y cerrando otra”, a la vez que aseguró que “la inversión en el área debe ser una tarea constante, sostenida y diversificada”.

El Sadop rechazó la decisión oficial de cerrar la Escuela Infantil 6 D.E. 6º de Venezuela 3.158 (Jardín del Hospital Ramos Mejía) para trasladarlo a otra en construcción en Catamarca 342, lo que “es absurdo”, señalaron los dirigentes, para quienes el Estado no invierte en subsidios en escuelas infantiles y jardines maternales de gestión privada. “Eso haría que las cuotas en esos establecimientos fuesen más accesibles. La de un jardín maternal supera hoy hasta un 500 por ciento a la de una escuela primaria”, dijeron.

Un documento firmado por Cristina Olarieta y Luis Aguilar, secretarios de Nivel Inicial y Gremial del Sadop, explicó que “la educación de nivel inicial en la ciudad de Buenos Aires atraviesa desde hace años una crisis terminal, ya que al deterioro edilicio de jardines de infantes (nucleados y no nucleados), escuelas infantiles y jardines maternales se suma la ausencia de vacantes, lo que afecta directamente hoy a más de 9.000 menores”.

“De ese total, la inmensa mayoría corresponde a las salas de 45 días, 1 año (deambuladores) y 2 años. Las respuestas oficiales fueron siempre parches que nunca resolvieron el problema de fondo. Uno de ellos consiste en el traslado de menores en ómnibus escolares desde la zona sur a otros barrios, lo que ocasiona trastornos porque quedan al cuidado o contención del transportista y, otro, las listas de espera”, expresaron.

Los dirigentes añadieron que “la más injusta opción que halló el gobierno porteño fueron los Centros de Primera Infancia, lugares de cuidado inspirados en las arcaicas guarderías del siglo pasado, que no ofrecen educación“, y denunciaron que dependen no de la ministra de Educación Soledad Acuña sino de Guadalupe Tagliaferri, de Desarrollo Social.

Para los sindicalistas, ello genera “una profunda desigualdad entre los niños, ya que quienes logran una vacante o sus familias pueden abonar una cuota del jardín maternal de gestión privada adquieren el estatus de ciudadanos con derecho a la educación a partir de los 45 días de vida, en tanto otros sin suerte o recursos permanecen en el estatus de ciudadanos de segunda y sin derecho a la educación desde su más temprana edad”.

Para el gremio, la verdadera solución es invertir para construir escuelas y otorgar las vacantes necesarias a quienes no pueden abonar cuota alguna, y distribuir dinero en subsidios para que los establecimientos infantiles tengan cuotas más accesibles.