Trabajadores del subte exigen que retiren el asbesto, reemplacen la flota y los admitan en un programa médico

Este viernes trabajadores del subte marcharon por la avenida Rivadavia hasta la sede de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) ubicada en la calle Agüero 48, en el barrio de Almagro. Reclaman que el gobierno se haga cargo de comprar los trenes necesarios como para que su trabajo no los obligue a estar expuesto al asbesto, una sustancia altamente cancerígena prohibida en el país hace años.

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) quiere que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ponga mayor celeridad en la adquisición de una flota de trenes para las líneas B, C y E.

También piden que los trabajadores del subte sean incorporados al formulario de Relevamiento de Agentes de Riesgo (RAR). Y que el trabajo de desasbestización esté a cargo de empresas debidamente registradas en la Agencia de Protección Ambiental.

“Hay demora en todo el procedimiento de compra de flotas de subtes libres de asbesto y hay demora en el ingreso [al RAR] de los compañeros y compañeras que han quedado expuestos al asbesto”, explicó uno de los miembros de la directiva, Enrique Rositto. El RAR es el registro “que después los va a proteger durante toda su vida”, añadió.

“La empresa no busca el amianto (asbesto). Nosotros lo buscamos, lo encontramos y lo denunciamos. Ellos recién entonces hicieron los estudios y lo reconocen. Cuando lo reconocen, los incorporan al RAR. Por ahora solo tienen reconocido el tren Mitsubishi de la Línea B. Ahora les hicieron un muestreo a todos los demás trenes que nosotros ya sabemos que dan positivo, pero aún no lo reconocieron porque todavía no les entregaron los resultados. Hasta ahora deberían ser 1.200 [trabajadores] y calculamos que van a terminar siendo 2.000”, declaró Roberto «Beto» Pianelli, secretario general del gremio a Diario Z.

Sbase, por su parte, informó que hasta el momento hay 539 registros en el RAR: “Esto no exime la posibilidad de ampliar el registro en caso de ser necesario”, aclaran.

“Recordemos que la AGTSyP ha denunciado en enero de 2018 la presencia de este material cancerígeno, que en España ha costado la vida de varios trabajadores y que en Argentina ya se han constatado afecciones producidas por el asbesto en 13 trabajadores”, insisten desde el gremio.

Estos trabajadores están diagnosticados con placas pleurales, que es “lo más leve” que puede causar el asbesto, según Pianelli. Se trataría del engrosamiento de la pleura, que es la membrana que recubre las paredes de la cavidad torácica y los pulmones.