Familiares de las víctimas de Iron Mountain piden a la justicia ser querellantes en la causa

La Sala II de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional decidirá este lunes 10 de febrero si acepta como querellantes a los familiares de las 10 personas que murieron durante el incendio del depósito de la multinacional Iron Mountain hace algo más de 6 años. Los fallecidos, cinco bomberos de la Policía Federal, dos rescatistas y tres bomberos voluntarios, trabajaban para apagar el fuego cuando una pared del depósito de la multinacional que se dedica que archivar documentación corporativa se derrumbó.

Al presentar el pedido, el abogado de los familiares sostuvo ante los jueces que “no hay motivo para restringir el derecho de la parte” a ser actor en el proceso, mientras en letrado de la multinacional, Martín García Santillán, recordó que los familiares firmaron un acuerdo con la empresa y en el que renunciaban a tomar parte en el proceso.

La audiencia comenzó al mediodía ante el tribunal integrado por Eugenio Sarrabayrouse, Daniel Morín y Horacio Días y se prolongó durante poco más de dos horas.

La pretensión de los familiares es ser admitidos como querellantes para poder tener acceso a las actuaciones, solicitar medidas, acusar y ser notificados de las resoluciones que se tomen.

El incendio del depósito de la multinacional, que estaba ubicado en el barrio porteño de Barracas, se produjo la mañana del 5 de febrero de 2014.

“Para nosotros las víctimas no son números, ni leyes, sino personas que perdieron la vida y por tanto pedimos que nos permitan querellar en esta causa y, eventualmente, si llegamos a un juicio oral y público, obtener memoria, verdad y justicia”, cerró su presentación Morales.

Varios legisladores del Frente de Todos, que la semana pasada habían presentado un proyecto de declaración en la Legislatura de la Ciudad para rendir homenaje a las víctimas, estuvieron presentes acompañando a los familiares en el tribunal. Entre ellas Maru Bielli y Claudia Neira.

Otro legislador de FDT, Juan Manuel Valdés, por su parte, declaró a la agencia Télam: “Ningún funcionario porteño de relieve ha dado explicaciones de por qué el Gobierno de la Ciudad albergaba documentación en la empresa Iron Mountain. Hay muchos interrogantes que queremos conocer”.

Valdés cosideró que “cuantas más partes intervengan en el expediente, mayor transparencia y garantía de que haya justicia”.