Alerta hospital: los verdaderos planes del gobierno porteño con los centros psiquiátricos

Por Franco Spinetta, especial para Diario Z

Luego de un mes de conflicto, con marchas, asambleas y cortes de calle, finalmente las autoridades del ministerio de Salud de la Ciudad recibieron a los trabajadores de los neuropsiquiátricos, en un intento por apaciguar los ánimos caldeados tras la filtración de un supuesto plan para refuncionalizar y unificar los tres hospitales monovalentes, fusionándolos con otros dos hospitales generales. Lejos de calmar las aguas, el resultado del encuentro agregó más confusión e incertidumbre, por lo menos para una parte de las agrupaciones gremiales que ayer martes 11 de febrero decidieron mantener el plan de lucha y marchar el próximo dos de marzo hasta la jefatura de gobierno, en Parque Patricios.

El gobierno planea crear unidades especiales de salud mental en los hospitales de agudos.

Delegados de Sutecba de los hospitales Moyano, Borda y Alvear, junto a representantes de AGHIM, AMdeBA y ATOGBA filial Moyano, mantuvieron una extensa charla en el ministerio de Salud con el responsable de la Unidad de Programas Especiales Red Integrada de Cuidados Progresivos en Salud Mental, Aldo Caridi, el director de Salud Mental, Humberto Parsano, la subsecretaria de Atención Hospitalaria, Laura Cordero, y el arquitecto a cargo de coordinar un “proyecto preliminar”, Luis Rivas. ¿Qué fue lo que surgió en aquella reunión? A pesar de que el gobierno había apuntado a la inexistencia de un plan específico (denunciado por los trabajadores), resultó que, en realidad, había más precisiones que las imaginadas. Tras reconocer como un “error” el no haberlos convocado para la elaboración de los anteproyectos, los funcionarios informaron que hay una serie de medidas “en elaboración”, en forma de “ideas”, y prometieron conformar mesas de trabajo específicas con los trabajadores, que se convocarán cada martes en el ministerio de Salud.

En una reunión con los gremios, la subsecretaria de Atención Hospitalaria de la Ciudad, Laura Cordero, reconoció que a fines de agosto de este año el gobierno porteño enviará el proyecto para modificar el funcionamiento de los psiquiátricos.

Luego, Caridi comentó que la intención del gobierno es la de crear Unidades Especiales de Salud Mental en los hospitales de agudos, desarrollar “dispositivos intermedios”, adecuar los neuropsiquiátricos a la ley de Salud Mental y fomentar la atención domiciliaria. En ese sentido, la idea del equipo sanitario porteño es diseñar un Complejo Polivalente Especializado en la materia, es decir, un cuarto hospital de alta complejidad en Salud Mental, que funcionaría como apoyo del Hospital Argerich y destinado a pacientes en estado agudo, sin posibilidad de derivación. Entonces tomó intervención el arquitecto Rivas, quien luego de advertir que la Ciudad cuenta con “escasos terrenos”, señaló que se reutilizarían terrenos hoy desocupados por los tres neuropsiquiátricos, comprometiendo el 50% de su superficie para tal proyecto. Además se construiría una residencia protegida en el Hospital Tornú. Por último, Cordero se encargó de darle un marco de justificación a los planes gubernamentales. No sólo invocó la ley de salud de mental sino las órdenes judiciales que estarían presionando al gobierno a cumplir con la ley. La subsecretaria apuntó entonces a una fecha concreta para la presentación del proyecto: 31 de agosto de 2020.

“Ellos argumentan que el gobierno nacional los está apurando para que cumplan con la ley de Salud Mental, lo que no hicieron en diez años lo quieren hacer en dos días, con lo que implica para los pacientes, repartirlos como si fuesen paquetes”, dijo a Diario Z Claudia Laviol, enfermera desde hace 27 años del Moyano. Y agregó: “Acá lo más importante son los derechos de los pacientes. Tuvimos una agudización de los problemas de salud mental, como con cada crisis, la gente que cae en la calle y tiene que ser tratada desde esta óptica, no sólo como un problema económico. La mayoría de la gente en situación de calle, las adicciones, ataques de pánico y ansiedad, todo eso se trata como un problema de salud mental. No se entiende la mirada del gobierno, en qué país viven”.

“Ellos argumentan que el gobierno nacional los está apurando para que cumplan con la ley de Salud Mental, lo que no hicieron en diez años lo quieren hacer en dos días, con lo que implica para los pacientes, repartirlos como si fuesen paquetes”

Claudia Laviol, enfermera hace 27 años del Hospital Moyano.

En la asamblea conjunta celebrada este martes 11 de febrero, empezaron a verse algunas fisuras entre los trabajadores. Mientras algunos celebraron la apertura al diálogo del gobierno, otros consideran que se trata de una maniobra para desmovilizar y patear la discusión hacia adelante. En esa postura está la agrupación Naranja Blanca en la Aghim, que señaló una “actitud mezquina y mentirosa de los funcionarios de gobierno, quienes escudándose en una supuesta orden judicial pretenden fusionar o cerrar servicios de los hospitales especializados”. Para Laviol “lo que está pasando es que quieren implementar la ley de salud mental, cuando la ley está hace diez años y se tendría que haber ido haciendo el cambio de a poco. Nunca se hizo nada. Lo único que intentaron fue ver cómo cerrarlos (los neuropsiquiátricos) para negocios inmobiliarios”.

Silvia Allocati,  jefa del departamento de Servicio Social del Moyano, aseguró que las autoridades sanitarias “fueron muy ambivalentes” ya que en la reunión “no se habló del destino de los trabajadores y de los usuarios del sistema de salud mental, con la historia trágica que cargamos cuando se firmaron contratos millonarios con entidades privadas a las que se derivaron pacientes que terminaron muriendo”. “Sabemos que hay un plan de reconversión de los hospitales y eso es lo que se está ejecutando”, enfatizó Allocati.

Por eso, y a pesar de ciertas diferencias, los trabajadores continuarán en estado de alerta y movilización y marcharán el dos de marzo hasta la sede central del gobierno, apoyando también el planteo de las enfermeras que exigen ser incorporadas a la carrera profesional de la salud.