Arrolladora marcha en el día del paro internacional de mujeres con el aborto legal como reclamo central

Una columna interminable, que desbordaba la Avenida de Mayo hacia las calles laterales y paralizó por completo el tránsito en el centro de la ciudad de Buenos Aires. Esa fue la imagen que nuevamente provocó el movimiento feminista en una nueva jornada en la que mostró su capacidad de convocatoria, parecida a un tsunami.  La marcha y el paro del 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer) se realizó en la Argentina este lunes 9 y  tuvo como consigna central la demanda por la legalización de la interrupción del embarazo, que, según las señales enviadas por el Gobierno Nacional, en las próximas semanas volverá a ingresar al Congreso.

Aunque el documento que coronó la movilización contenía una larga lista de puntos, “exigencias”, “denuncias”, un fuerte anclaje en la historia de las mujeres y demandas de igualdad en todas las áreas de la vida social, el reclamo por la legalización del aborto era el que ocupada la mayor parte de los cánticos que se extendían por la marea que había inundado el centro capitalino. Su leitmotiv, repetido por miles y miles decía: “Aborto legal/en el hospital/ aborto legal/ en cualquier lugar”.  

El repudio a la violencia de género también tuvo su espacio, entre varias otras consignas, pero la vigencia del debate político, cultural y parlamentario sobre el aborto fue ell eje indiscutible, más allá del escrito que cerró el acto.

A la hora del leer el documento, que fue pasando de mano en mano entre distintas referentes de la organización, había comenzado a llover. Estos fueron algunos de los ejes centrales que se leyeron.

«Estamos de pie por cuarta vez, haciendo un paro general internacional y plurinacional de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales, no binaries, gordes e intersex de la clase trabajadora; ocupades, desocupades, precarizades, piqueteres y de la economía popular, visibilizando especialmente a las mujeres indígenas, originarias, afroargentinas y negras en pos de empezar a saldar la deuda histórica para con ellas».

«Hoy levantamos la fuerza ancestral colectiva de nuestra diáspora libertaria: cumbes, palenques, cimarrones, quilombos. Hoy homenajeamos a María Remedios del Valle, conocida como madre de la patria, a quien reivindicamos como heroína de las luchas por la independencia».

Fragmento del documento leído en el Congreso en la marcha del 8M

“Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional y porque Macri y los gobernadores ajustadores, con su violencia capitalista y neoliberal, pretenden robarnos el trabajo, el pan, la salud y la educación. Luego de la marea verde que inundó las calles y las plazas de toda la Argentina y el mundo en 2018, nos organizamos masivamente para exigir que finalmente el aborto sea legal, seguro y gratuito. Paramos porque con el modelo económico de Mauricio Macri, les gobernadores ajustadores junto a la influencia de las iglesias, las mujeres, lesbianas, travestis, trans, no binaries, gordes e intersexs no tenemos futuro».

El documento tenía un párrafo con fuerte carga histórica: “Hoy levantamos la fuerza ancestral colectiva de nuestra diáspora libertaria: cumbes, palenques, cimarrones, quilombos. Hoy homenajeamos a María Remedios del Valle, conocida como madre de la patria, a quien reivindicamos como heroína de las luchas por la independencia. Reivindicamos también a la compañera Virginia Bolten, luchadora obrera y constructora de las organizaciones sindicales combativas de principios de siglo pasado, que lideraron heroicas luchas de la clase obrera contra la patronal y el Estado”.

Más adelante, el texto tenía una serie de puntos, con la legalización del aborto en primer lugar. Estos son algunos de los ejes.  

-¡Aborto legal seguro y gratuito ya! Aprobación del proyecto de IVE a presentar por la Campaña Nacional por el Aborto Seguro, legal y gratuito por octava vez consecutiva.

Dilatar, judicializar y no garantizar la interrupción del embarazo es tortura. Hacemos responsables a todos los actores políticos, sanitarios y judiciales, como a los gobernadores (Juan) Manzur y (Gerardo) Morales, la Ministra de Salud tucumana Rossana Chalha, al Secretario de salud Gustavo Vigliocco, la fiscal Adriana Giannoni y la directora del hospital Eva Perón, Elizabeth Ávila. Exigimos su destitución. Gritamos, ¡¡Niñas no madres!!

En la marcha también se pidió por la igualdad en el mundo laboral.

-Exigimos que todes les gobernadores adhieran al protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo y que se implemente sin restricciones en todo el territorio nacional con las técnicas recomendadas por la OMS, como así también se haga cumplir de manera efectiva la legislación que consagra nuestros derechos como personas con capacidad de gestar.

-Exigimos la provisión y producción pública de Misoprostol y Mifepristona reconocida por la A.N.M.A.T. y acceso a AMEU.

Efectiva implementación de la Educación Sexual Integral laica, científica, feminista y con perspectiva de género para todos los niveles educativos en todo el país, y presupuesto acorde para su ejecución. No al pago de la deuda, sí al presupuesto nacional para la lucha contra todas las violencias.

-Basta de ajuste, despidos y tarifazos: el ajuste y los despidos también son violencia patriarcal. Exigimos la ruptura del acuerdo con el FMI y el no pago de la deuda externa.

-Derechos laborales y sociales para las y les trabajadores sexuales y alternativas de trabajo reales para quienes quieran dejar la prostitución. Basta de represión y aprietes de las fuerzas de seguridad.

-Las negras afroindígenas queremos cupo laboral del 5% en organismos del Estado, inclusión en el mercado laboral formal para el colectivo afro e identidades negras e indígenas.

-Basta de femicidios, travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio contra nobinaries, trans, travestis, lesbianas, bisexuales y todas las identidades sexuales y de género de nuestro movimiento. Basta de violencia institucional, racista y colonialista para les integrantes de los pueblos originarios e indígenas, de la comunidad afro y de las personas racializadas. Por infancias libres de racismo.

-Exigimos el desmantelamiento de las redes de trata y las fuerzas represivas, judiciales del estado que son cómplices. Que las víctimas de trata cuenten con los recursos necesarios del estado para realizar sus vidas sin violencia y sin apremios económicos.

-Paramos contra la justicia clasista, blanca, racista y heterocispatriarcal.

-Contra la discriminación en el acceso a los cargos en el poder judicial.

-Exigimos la destitución inmediata y juicio político de jueces, juezas, fiscales y funcionarios judiciales que reproduzcan la violencia patriarcal.

El documento finalizaba con las consignas que  sintetizan la lucha del movimiento feminista:   

“¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir! ¡Separación de las Iglesias del Estado! ¡Al closet, al calabozo y al biologicismo no volvemos nunca más! ¡Reincorporación de todes les despedides! ¡No al ajuste de Macri, el FMI y les gobernadores cómplices! ¡No al imperialismo! ¡El Estado es responsable!¡Ni una menos: vivas y libres nos queremos!”