Dispusieron licencias laborales para trabajadores del Estado en riesgo, con niños a cargo o mayores de 60 años

La secretaria de Gestión y Empleo, Ana Castellani y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni informaron nuevas medidas para hacerle frente al avance del coronavirus en el país que incluyen licencias de trabajo para la administración pública.

A través de una resolución del Ministerio de Trabajo, se dispuso el otorgamiento de licencias de trabajo en la administración nacional para quienes tengan más de 60 años, al igual que para trabajadoras embarazadas y para quienes tengan en su historia clínica “afecciones crónicas” como “enfermedades pulmonares, EPOC, enfisemas y enfermedades cardíacas“.

En conferencia de prensa, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, reiteró que los trabajadores del sector público que están considerados en mayor riesgo frente a la pandemia quedarán “liberados de tener que asistir a su lugar de trabajo”, aunque “deben fijar las condiciones con su empleador para poder hacerlo desde sus hogares”.

“Estamos tratando de disminuir la cantidad de asistencia a los lugares de trabajo y el uso de los medios de transporte público. Estamos recomendando a los empleadores privados que adopten las medidas necesarias para disminuir la presencia de trabajadores”, señaló sobre lo que hasta el momento es sólo una “recomendación” y no una imposición para el sector privado.

También, en complemento con la suspensión de clases durante 14 días, se aclaró que los padres que deban cuidar a sus hijos en sus hogares tienen “ausencia justificada” a sus trabajos y que solamente deben comunicar esas razones ante sus empleadores.

Además se instó hoy a las provincias y a los municipios a que impulsen la modalidad de trabajo a domicilio para sus empleados, como parte de las medidas dispuestas para evitar la propagación del coronavirus, con la excepción de aquellos “servicios que las autoridades consideren esenciales”.

Según precisaron fuentes oficiales, la estimación es que tanto para la Casa Rosada como para el resto de los ministerios nacionales el objetivo es que “sólo haya trabajadores presenciales en un 10%”, para lograr la mayor desconcentración posible.

En conferencia de prensa, Moroni reiteró que los trabajadores del sector público que están considerados en mayor riesgo frente a la pandemia quedarán “liberados de tener que asistir a su lugar de trabajo”, aunque “deben fijar las condiciones con su empleador para poder hacerlo desde sus hogares”.