Ante graves problemas con las viandas, proponen distribuir bolsones de comida en las escuelas

Un sándwich de jamón y queso; un paquete de galletitas y una manzana. Esas son las viandas que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está entregando en las escuelas públicas para que sean repartidas. Desde el colectivo Vacantes para Todos remarcan además que sólo están habilitadas entre 10 y el 20 % de las escuelas de cada distrito escolar. “Eso obliga muchas veces a las madres y padres a movilizarse 25 cuadras para buscar la vianda. El viaje termina siendo más caro que la comida que reciben”, remarcó la docente Patricia Pines, referentes de Vacantes, a Diario Z.  

Las denuncias habían comenzado por parte de los docentes desde que comenzó la suspensión de las clases, incluso antes  de que se declarara el aislamiento social obligatorio.     

“Esa vianda es sólo para los niños que asisten al comedor, en el caso de los que tienen jornada simple les entregan sólo las galletitas-remarcó Pines-. Esto no tiene ningún valor nutricional y estamos en un momento (la emergencia sanitaria por la epidemia de coronavirus) en el que todo el acento se pone en fortalecer el sistema inmunológico”.

La referente sostiene que el presupuesto a los concesionarios que preparan el alimento se está ejecutando. “Entonces no queda claro por qué no pueden brindar el menú que tenían programado”.     

«Viviendo en La Paternal el Gobierno de la Ciudad te da vacantes para tus hijos en una escuela de Caballito y después en cuarentena te manda a buscar la vianda a Villa Crespo».

Testimonio de Laly Baliner, en la página del colectivo Vacantes para Todos.

Pines señaló que desde la organización están proponiendo que en lugar de entregar viandas se armen bolsones de alimento. “De esa manera las familias podrían comer en su casa y no tendrían que movilizarse todos los días para recibir un sándwich”, remarcó.    

Uno de los tantos testimonios de padres que hay en la página de Vacantes ilustra de modo muy sintético la situación. Es el de Laly Baliner. «Resulta que viviendo en La Paternal el Gobierno de la Ciudad te da vacantes para tus hijos en una escuela de Caballito y después en cuarentena te manda a buscar la vianda a Villa Crespo.