Una “cárcel” para adolescentes: la insólita solución del gobierno porteño para pibes que violen la cuarentena

Los adolescentes que salgan a la calle y violen la cuarentena, sin poder explicar por qué salieron de sus casas, serán detenidos y recluidos por tiempo indeterminado en una residencia para jóvenes en el barrio de Villa del Parque. Así lo dispuso el gobierno porteño en una resolución que rememora a la vieja ley de patronato de menores, ya que ni siquiera especifica las edades alcanzadas por la medida y si los adolescentes infractores sin responsabilidad penal quedarán a merced del Ejecutivo. Si la cuarentena es compleja para todo el mundo, los jóvenes de barrios vulnerables, destinatarios inmediatos de este tipo de medidas, estarán ahora a un paso simple del encierro.

Ni siquiera especifica las edades alcanzadas por la medida y si los adolescentes infractores sin responsabilidad penal quedarán a merced del Ejecutivo.

La resolución fue dictada en el marco de acción del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad, a cargo de Karina Leguizamón, pero aún no fue publicada en el Boletín Oficial debido a las críticas que despertó. Para justificar su medida, el Consejo explica en los fundamentos que es “necesario contar con un dispositivo que permita abordar pronta y ágilmente aquellos casos de adolescentes que incumplan el aislamiento social, preventivo y obligatorio y no manifiesten voluntad de acatamiento”. Pero además pretenden “realizar un abordaje socioeducativo del adolescente en cuanto a su responsabilidad subjetiva, autocuidado y cuidado de terceras personas”. Según la resolución, la residencia “actualmente se encuentra sin población de adolescentes”.

El Consejo arguye que es “necesario contar con un dispositivo que permita abordar pronta y ágilmente aquellos casos de adolescentes que incumplan el aislamiento social, preventivo y obligatorio y no manifiesten voluntad de acatamiento”.

Desde la Asesoría General Tutelar, que se encarga de velar por los derechos de los menores en la justicia porteña, informaron a Diario Z que no bien entraron en conocimiento de la decisión del Gobierno se envió un oficio para exigir información concreta y precisa sobre el motivo de la medida. Informalmente, la respuesta del Consejo a cargo de Leguizamón fue que la disposición será revisada y reformulada, algo que confirmaron a este medio fuentes del gobierno, sin clarificar cuál fue el motivo que originó tal decisión. Sin embargo, hasta el momento, no hubo una retractación oficial.

La ex titular del Ministerio Público Tutelar y directora de la Fundación Sur, Laura Musa, calificó a la disposición como “malísima”. “Desde las garantías, es pésima para los privados de libertad y desde el punto de vista de la salud pública, también. ¿Van a juntar infractores con otros adolescentes detenidos por otros motivos? La imprecisión jurídica es impresionante, vamos a pedir su derogación”, anticipó a Diario Z.

¿Van a juntar infractores con otros adolescentes detenidos por otros motivos? La imprecisión jurídica es impresionante, vamos a pedir su derogación.

Laura Musa, ex titular del Ministerio Püblico Tutelar

A la falta de precisiones sobre el “público objetivo de la medida”, se le sumaron las críticas de otra fuente calificada, muy conocedora de la justicia penal juvenil, que no dio rodeos: “Es un engendro”. “No tiene motivación, no se dice si es a raíz de menores punibles (16) que comentan el delito previsto por el incumplimiento de la cuarentena, o para menores no punibles (15 para abajo). Es evidente que tiene sentido ‘penal juvenil’ porque la categorización de socioeducativa es propia de esa rama jurídica. Además, no se sabe cuál es la finalidad, más allá del aislamiento. Descuento que están previendo una intervención judicial porque si no sería más terrible aún”, amplió.

“La detención de menores es inaplicable en la ciudad, por el régimen procesal penal juvenil de la Ciudad.”

Asesor tutelar penal Carlos Bigalli.

También hubo reacción en el ámbito político y de los derechos humanos. A las críticas del Frente de Todos y del Frente de Izquierda, se le sumó un comunicado firmado por cientos de organizaciones y personalidades, en donde se afirma que “disponer una medida de criminalización de los y las adolescentes en el contexto de la pandemia por COVID-19 resulta inconstitucional y violador de sus derechos”. “Muy especialmente, expresamos nuestra preocupación en razón de cómo afecta esta situación a los y las adolescentes de los barrios más vulnerados, cuyas condiciones de vida y edilicias de sus hogares lejos están de cumplir con previsiones de salubridad, sumado a la falta de saneamiento de los barrios que se ven azotados además por la epidemia del dengue, la tuberculosis y el sarampión”, expresa el texto, al que adhieren el Serpaj, Espacio “No a la baja”, Asociación Civil El Arca, AulaVereda, y Nora Cortiñas (Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora), Norberto Liwski, Edgardo Knopoff (Jefe de Área Programática Piñero), entre muchos otros.

Expresamos nuestra preocupación en razón de cómo afecta esta situación a los y las adolescentes de los barrios más vulnerados, cuyas condiciones de vida y edilicias de sus hogares lejos están de cumplir con previsiones de salubridad.

Comunicado firmado por cientos de ong

La residencia Juana Azurduy, en el barrio de Villa del Parque, fue traspasada de Nación a Ciudad mediante un decreto firmado por Mauricio Macri en julio de 2016. La razón por la cual aún no hay detenidos allí revela la contradicción de la disposición firmada por el Consejo. En ese entonces, el asesor tutelar penal Carlos Bigalli advertía que la Ciudad debería haber rechazado la transferencia, dado que se trataba de “cárceles ajenas, con menores de edad detenidos por jueces nacionales”.  Bigalli destacaba que no había un solo joven detenido por un juez porteño, dado que el marco legal de la Ciudad impide esta posibilidad, a diferencia del decreto-ley 22.278, que regía a nivel nacional, firmado por Jorge Rafael Videla. “La detención de menores es inaplicable en la ciudad, por el régimen procesal penal juvenil de la Ciudad”, señalaba Bigalli.