Las estrategias que despliegan los docentes porteños para enseñar en cuarentena

Whatsapp; facebook; blogs; grupos que se organizan para que uno vaya a buscar la tarea por escrito. Clases por video. Estas son algunas de las estrategias que los docentes porteños despliegan para llevar adelante una tarea compleja: educar en cuarentena, sin que los alumnos y maestros puedan reunirse en la escuela.

“La pandemia nos tomó a todos de sorpresa. El desarrollo digital en la Ciudad es muy disparejo, así que tenemos que desarrollar estrategias diversas”, le dijo a Diario Z Angélica Graciano, secretaria General de UTE-Ctera.

“Los maestros están trabajando mucho en sus casas, buscando formas creativas para no perder el lazo social que es lo fundamental-agregó Graciano-En las barriadas en las que hay problemas de conectividad, en las que no todos los chicos tienen acceso a una computadora, se están mandando las tareas por grupos de whatsapp y en otras se organiza para que uno de los padres busque en la escuela las tareas en papel para varios chicos y a la semana siguiente las vuelven a dejar. Hay cosas muy interesantes que se están haciendo por video. Estamos ante una pedagogía de situación, aprendiendo en el camino”.

Al ser consultada por la fecha en la que considera que podrían volver las clases, la  referente sindical señaló que “es claro que esta situación se va a estirar para el sector educativo durante un tiempo más. Es lo que indican todas las señales que envía el gobierno nacional”.

Las últimas semanas hubo fuertes cuestionamientos por las viandas que el gobierno porteño distribuyó en las escuelas para los alumnos que las pasan a buscar.  En los primeros días de la suspensión de clases, lo que se repartió fue un refrigerio que consistía en un sándwich, una manzana y un pequeño paquete de galletitas dulces.  Las críticas desembocaron en un cambio de planes del ejecutivo capitalino que decidió comenzar a distribuir bolsones de alimento para que se cocine en la casa.

Respecto de esta situación, Graciano destacó: “Lo de los bolsones es mejor que el refrigerio, pero son insuficientes y el tema es que la comida, en este contexto, no puede ser distribuida sólo para los chicos que tienen comedor. Las otras familias también van a buscar, así que hay que mejorar la cantidad de alimentos en los bolsones y también aumentar la cantidad de bolsones que se reparten”.