Las pyme, que emplean a 7 de cada 10 porteños, piden ayuda para subsistir

Franco Spinetta. Especial para Diario Z

El parate económico por la cuarentena obligatoria es prácticamente total. Salvo el sector de alimentos, bebidas y farmacia, la mayoría de las pequeñas y medianas empresas de la Ciudad están atravesando dificultades financieras que podrían poner en riesgo su supervivencia y, por ende, las fuentes de trabajo de más de 600 mil porteños.

Con la mirada puesta en la cuestión sanitaria como obvia prioridad, la economía quedó en un segundo plano. A partir del 13 de abril, en principio, comenzarían a reactivarse algunos rubros, mientras que otros deberán esperar, tal como anticipó a Diario Z la infectóloga Ángela Gentile, asesora del presidente Alberto Fernández. El escenario pos cuarentena no es el más auspicioso, en una economía que ya venía a los tumbos.

Por caso, un informe de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA) advierte que el 50,8% de las PYME del área metropolitana está en condiciones de sobrevivir “menos de un mes” en las actuales circunstancias, es decir, si se mantuviera la cuarentena total.

Según la dirección de Estadísticas y Censos, en la Ciudad hay 200 mil PYME, que emplean a siete de cada 10 porteños. “Demás está decir que las PYME porteña, salvo obviamente aquellas que se dedican a la comercialización de alimentos, bebidas, farmacia y resto de los rubros esenciales, están con recaudación cero: esto significa un gran problema financiero el cual se agravó por haber cancelado los sueldos de marzo con lo poco que había quedado por la actividad hasta el día 19 de marzo, cuando se decretó la cuarentena”, dijo a Diario Z el vocero de FECOBA, Vicente Lourenzo.

La situación del sector es “muy preocupante”, señaló Lourenzo. Por ejemplo, uno de los rubros más afectados son los mayoristas que se dedican a la venta de artículos escolares, que llegaron a hacer las ventas anticipadas del año antes de que estallara la crisis sanitaria. Los mayoristas entregaron la mercadería a cambio de cheques diferidos, pero luego los comercios tuvieron que cerrar y, según relevó FECOBA, un 50% de los cheques fueron rechazados por falta de fondos.

En el informe de la entidad, realizado entre 1.980 empresas, se consultó sobre cuánto tiempo está preparada la empresa para subsistir en las actuales condiciones, el 58,3 por ciento respondió “menos de un mes”, el 29,8 “un mes”, el 7,5 “dos meses”, el 2,1 “tres meses” y menos del uno por ciento más tiempo.  Por otra parte, el relevamiento muestra cuál fue el impacto del aislamiento social preventivo y obligatorio en las ventas. Así, el 81,3 por ciento manifestó que el porcentaje de la actividad económica de su empresa cayó entre un 75 y un ciento por ciento.

También detectaron problemas de logística en el abastecimiento de la PYME: el 64,9 por ciento tuvo inconvenientes, algo que puede verificarse cotidianamente en los faltantes de productos.

Consultado sobre posibles medidas para paliar la situación, Lourenzo señaló como “fundamental la prórroga de todos los vencimientos fiscales tanto nacionales, provinciales y municipales; esto es para que la PYME no quede en mora y por lo tanto excluida de la obtención de créditos”.

Una iniciativa para aplicar los Repro en Ciudad

En materia de empleo, mientras el gobierno nacional baraja una batería de medidas que daría a conocer en los próximos días, en la Legislatura porteña se presentó un proyecto para replicar un programa del ministerio de Trabajo de Nación: los Repro, que cubren una parte del salario para aquellas empresas en situación de emergencia. La iniciativa fue presentada por los legisladores del Frente de Todos, Matías Barroetaveña y Santiago Roberto, quienes aseguró que la “emergencia sanitaria” está afectando la “frágil situación económica que atraviesa nuestro país, con particular impacto en las Micro, Pequeñas y Medianas”.

“Estamos proponiendo la creación de un Programa de Sostenibilidad Productiva con el objetivo de proteger el empleo formal de las Pymes. El gobierno nacional ha implementado una variada cantidad de políticas para asistir a empresas y a trabajadores en estos momentos difíciles, no podemos desconocer las dificultades para pagar salarios en sectores que se han visto obligados a suspender sus actividades. Por eso, proponemos, que así como existe el REPRO a nivel nacional, la Ciudad implemente su propio programa de sostenimiento del empleo en el distrito”, agregó el diputado.

En concreto, el proyecto propone el otorgamiento de un aporte económico mensual a los/as trabajadores/as incluidos en las empresas en crisis beneficiarias; el monto será de hasta el equivalente al de un salario mínimo, vital y móvil.

La crisis de empleo en la Ciudad es previa a la emergencia sanitaria desatada por el desencadenamiento de la pandemia por coronavirus. La tasa de desocupación en 2015 era del 6,4% y el último trimestre de 2019 llegó al 9,2%. Algunos sectores se han visto más afectados, como el caso de la construcción donde la caída del empleo formal para el período 2017-2019 fue del 13,3%, mientras que en la manufactura y en el rubro gastronómico el descenso fue de 7,5% y 4,9% respectivamente.