Trabajo chatarra: las cadenas de comida rápida descontaron la mitad de la quincena a sus empleados

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Grandes cadenas internacionales de comida rápida y de artículos de moda resolvieron unilateralmente pagar el 50% de los salarios correspondientes a la segunda quincena del mes de marzo, cuando se decretó la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus.

Trabajadores de McDonald’s, Mostaza, KFC, Green Eat, Wendy’s, Tea Conection, Starbucks, y de otros rubros, como Isadora y Todomoda, denunciaron que las empresas les depositaron sus quincenas con importantes reducciones, además de no contabilizar el presentismo y otros plus contemplados en el convenio colectivo del rubro.

El conflicto se viralizó en las redes sociales, donde los trabajadores -en su mayoría jóvenes que acceden a su primer empleo- volcaron su bronca por la situación. Un improvisado comunicado fue publicado en la página de Facebook “Me pasó trabajando en Burger King”, donde expresaron “disconformidad por la liquidación de nuestros sueldos” y denunciaron que este mes los empleados de esas cadenas cobraron un promedio de $3.500 pesos.

Rápidamente, la página empezó a recibir denuncias de trabajadores de las demás empresas, que iniciaron gestiones ante la Federación de Trabajadores Pasteleros, el sindicato que representa al sector. La catarata de reclamos motivó el pedido de la Federación para que intervenga el Ministerio de Trabajo de la Nación, a cargo de Claudio Moroni, con el objeto de “emplazar” a las empresas para que abonen los “haberes según la norma vigente”, es decir, el convenio firmado entre los pasteleros y la Cámara de establecimientos de Servicios Rápidos y expendio de emparedado y Afines, que contempla a más de 20 mil trabajadores a lo largo y ancho del país.

Diario Z se contactó con dos empleados de las cadenas McDonald’s y Burger King, que pidieron reserva de su nombre, ya que temen perder su precario puesto de trabajo. Ambos relataron que los gerentes de cada sucursal les habían avisado, tal como lo revela un audio publicado en Twitter, que la liquidación no sería como la habitual, alegando que el convenio contempla situaciones “excepcionales”, como una catástrofe o el incendio del local.

Un gerente explica las razones supuestamente “legales” de la quita salarial.

Ante esta situación, los trabajadores consultaron con el sindicato, desde donde les aclararon que las compañías debían abonar el sueldo completo, incluyendo el presentismo. A su vez, notificaron a cada una de ellas de que la excepcionalidad de la cuarentena no comprendía las excepciones previstas.

“El día de cobro nos llevamos una sorpresa, nos pagaron un proporcional de 24 horas mínimas, que terminaron siendo 19 horas y no nos pagaron presentismo. Todos cobramos un promedio entre 3 mil y 4 mil pesos”, cuenta un trabajador de Burger King. “Es una vergüenza que esto pase, los gerentes nos dicen una cosa, el sindicato otra y al final no es ninguna de las dos”, dice otra empleada de McDonald’s.

En la carta presentada por la Federación de Pasteleros ante el Ministerio de Trabajo, se indica que las empresas actuaron de “manera unilateral, inconsulta y en violación de las normas de emergencia dictadas por el gobierno nacional” y que, en este contexto, “han liquidado y abonado los haberes correspondientes al mes de marzo con drásticos e inexplicables recortes, sin respetar la integridad y habitualidad de los citados ingresos”.

Luego de que publicaron el comunicado en la página de Facebook, los administradores de la página Me pasó trabajando en Burger King empezaron a recibir relatos de miles de jóvenes que trabajan para esas cadenas y también en el rubro de indumentaria, en las marcas Isadora y Todomoda. “Les pasó lo mismo que a nosotros, nos contaron que a algunos les pagaron 2 mil pesos, mil pesos o nada. Muy lamentable todo”, cuentan.  Y agregan: “El colmo fue que nos llegaron testimonios de chicos que estaban en sus períodos de prueba y los echaron, cuando las empresas no pueden echar a nadie supuestamente”.

Una aproximación realizada por la página es que echaron a 500 personas del rubro fast food. “Todos en período de prueba. Los echaron por llamadas de teléfono y por WhatsApp, de las que tenemos capturas de pantalla”, advierten.

Qué dice el Ministerio de Trabajo

Desde el Ministerio de Trabajo informaron a Diario Z que las autoridades laborales instaron a las partes (el sindicato y la cámara) a resolver el conflicto llegando a un “nuevo acuerdo salarial”, que contemple el contexto extraordinario de la pandemia.

“Están negociando y hoy llegarían a un acuerdo, después el ministerio homologará el nuevo convenio”, señalaron desde la cartera laboral. Fuentes de las negociación aseguraron a este medio que la postura más intransigente es protagonizada por la más fuerte de las empresas del sector, McDonald’s, que no está dispuesta a abonar los sueldos completos.