Geriátricos: un muerto y 8 contagiados en un hogar de Parque Avellaneda y 35 en otro de Flores

Un grupo de familiares de adultos mayores que viven en el geriátrico San Lucas de Parque Avellaneda se congregaron el miércoles frente al edificio de la institución. El motivo era reclamar al PAMI y al Gobierno de la Ciudad que les realicen testeos de coronavirus a las 46 personas que residen allí. Esto ocurrió luego de que recibieran un mensaje en que se confirmaba una muerte por el virus y ocho contagios.

“Confirmamos una muerte y siete personas contagiadas”, dijo a la prensa Mónica Roque, secretaria de Derechos Humanos, Gerontología Comunitaria, Género y Políticas de Cuidado del PAMI, antes de ingresar al geriátrico que tiene convenio con la obra social de jubilados y pensionados.

Los familiares reclaman que les hagan los testeos a las 46 personas que viven en el geriátrico San Lucas.

La historia comenzó el sábado pasado. Un grupo de adultos mayores del geriátrico tenían síntomas de Covid-19 y fueron derivados a distintos hospitales porteños, uno de ellos falleció con un positivo confirmado. “Nos dijeron que una persona estaba con fiebre el sábado a la tarde. El domingo nos enteramos que había siete casos positivos y un muerto. El lunes hubo un administrativo que pudo juntar a todas las familias y terminó pasando cuál era la situación”, le contó a la agencia Télam Gustavo Peralta, que tiene a su madre de 83 años hospedada en el lugar.

La funcionaria del PAMI, Roque, sostuvo en declaraciones a la prensa que los adultos mayores “están aislados”. “El lunes mandamos gente del PAMI a ver el geriátrico. Estamos trabajando fuertemente para que la gente mayor no se contagie”.

Los familiares, por su parte, señalaron que los adultos mayores se encuentran aislados en habitaciones de 3 o 4 personas y por eso reclaman que las autoridades informen cómo es la situación dentro del establecimiento y que les hagan testeos a los 46 personas que viven en el lugar.

35 ancianos con coronavirus en el Beit Sion de Flores

Unos 35 adultos mayores del hogar Beit Sión, ubicado en el barrio porteño de Flores, fueron derivados a distintos centros de salud esta semana luego de haber dado positivo en el test de coronavirus, aunque la mayoría no presentaban síntomas de la enfermedad y seguían “estables”, informaron hoy a Télam los responsables de ese geriátrico.

“Pagamos los 170 test a los 80 adultos mayores y 90 empleados. Si no hubiéramos actuado así medio geriátrico estaría muerto.

Pagamos los 170 test a los 80 adultos mayores y 90 empleados” gracias a una recaudación de fondos de “casi 2 millones y medio de pesos” que permitió realizar las pruebas, afirmó hoy a Télam, Mauricio Baredes, presidente de la comisión directiva del hogar ubicado en Concardo 458.

Por su parte, Ricardo Barmat, director médico del hogar, aseguró a esta agencia que de acuerdo a los resultados obtenidos hoy “de los 35 internados, el 35% son asintomáticos”.

“Con los hisopados descubrimos a los asintomáticos y esto cambia la norma para los geriátricos de tener que internar a los residentes con 37,5 de fiebre y síntomas respiratorios, porque el asintomático esparce el virus y continúa contagiando“, advirtió.

Barmat aseguró a Télam que si no hubieran actuado de manera precoz “medio geriátrico estaría muerto” y agregó “que los datos crudos” los recibirán dentro de 15 días.

Ambos casos se suman al del geriátrico del barrio de Belgrano, Apart Incas, que fue desalojado y clausurado este martes 21 de abril al confirmarse un contagio masivo de coronavirus entre los empleados y los adultos mayores residentes en el lugar.